El Pez Cabeza de Serpiente del Norte no es una especie peligrosa para los humanos, pero tiene una fama tan terrible que hasta ha inspirado dos películas de terror. De hecho, las instituciones encargadas de proteger la vida salvaje lo temen, y es por eso que han ordenado matarlo nada más verlo.

La orden procede del departamento de recursos naturales de Georgia, y sus instrucciones parecen realmente sacadas de una película de terror:

Si crees que has capturado un pez cabeza de serpiente del norte ante todo no lo liberes. Mátalo de inmediato y congélalo. Recuerda que puede sobrevivir fuera del agua. Si es posible, toma fotografías del ejemplar (con primeros planos de boca, aletas y cola), anota dónde lo capturaste (mejor si son coordenadas GPS) y reporta el hallazgo de inmediato a la oficina más cercana de vida salvaje.

Advertisement

Tan expeditivo comunicado p√ļblico se debe a que Georgia se acaba de convertir en el estado n√ļmero 15 del pa√≠s en ser infestado por esta especie de pez. Un pescador aficionado lo captur√≥ en un estanque de Gwynett County y ahora las autoridades temen que pueda extenderse a otras masas de agua cercanas.

El pez cabeza de serpiente del norte (Channa argus) es originario de China, Rusia y Corea. Los ejemplares adultos miden alrededor de un metro y puede llegar a pesar siete kilos. Es fácilmente reconocible por el achatamiento de la parte superior de la cabeza por el que recibe su nombre. De todos modos el departamento de vida salvaje tiene documentos donde explica cómo reconocerlo con precisión.

El problema de la especie es que es un depredador voraz que ataca cualquier cosa a su alcance desde ranas a otros peces pasando por cangrejos. Lo peor del asunto es que el pez es de las pocas especies capaces de respirar fuera del agua gracias a un complejo sistema doble de respiraci√≥n. Esta habilidad le permite moverse de una masa de agua dulce a otra o ser transportado inadvertidamente por los seres humanos. Las hembras del pez cabeza de serpiente del norte pueden poner hasta 10.000 huevos al a√Īo. En otras palabras, unos pocos ejemplares bastan para infestar un ecosistema con consecuencias muy negativas para la fauna local.

La primera vez que se descubri√≥ la especie en Estados Unidos fue en Crofton, Maryland, y el evento inspir√≥ las pel√≠culas Snakehead Terror y Frankenfish. Desde entonces no ha parado de extenderse como una plaga. Estados Unidos no es el √ļnico pa√≠s invadido por este pez. En Espa√Īa est√° catalogado como especie invasora desde 2013. [Georgia Wildlife v√≠a Motherboard]