Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Gif: ILM (YouTube)

La primera temporada de The Mandalorian tiene muchos más efectos visuales de los que crees. No se trata solo de Baby Yoda o de los blaster de los Stormtroopers. Hay escenas enteras que están rodadas dentro de un enorme escenario virtual, y va a cambiar la manera de hacer cine.

La idea no es nueva. Se trata, en esencia, se poner detrás del actor una pantalla extremadamente bien hecha que parece un escenario. La trilogía original de Star Wars ya usaba esta técnica con intrincadas ilustraciones sobre cristal que se iluminaban desde atrás, una técnica conocida com Matte Painting. Incontables películas y series han usado está técnica con enormes pantallas verdes de Chroma sobre las que proyectan escenarios. Eso permite, por ejemplo, construir el escenario de una casa y montar sobre las pantallas la imagen de un bonito jardín que se ve desde las ventanas cuando en realidad no está ahí. La iluminación hace el resto.

Advertisement

La técnica, como digo, no es nueva, pero los creadores de The Mandalorian la han llevado al extremo combinando dos ingredientes: pantallas LED curvadas que rodean todo el escenario e imágenes creadas mediante Unreal Engine 4. La técnica aparece explicada en este vídeo de la veterana compañía de efectos especiales Industrial Light & Magic, y es bastante sorprendente porque básicamente nos confirma que casi nada de lo que vimos en The Mandalorian estaba allí en realidad.

La mayoría de los escenarios eran en realidad una película dentro de la película, imágenes mostradas en pantallas LED de 6 metros de alto y 270 grados apoyadas a veces en techos similares. La definición de los píxeles de estas pantallas se hace evidente a simple vista si nos aproximamos a su superficie, pero desde una cierta distancia engañan completamente a las cámaras. Las imágenes proyectadas sobre estos escenarios virtuales se crearon mediante el motor gráfico Unreal Engine, lo que permitía ajustar la imagen en tiempo real para mejorar la sensación de profundidad y hasta ajustar cosas como la altura de una montaña en tiempo real.

Más del 50% de The Mandalorian se ha rodado con estas pantallas. Obviamente hay escenarios construidos de verdad, como la nave del protagonista o algunos detalles que salen en primer plano, pero las pantallas permiten un grado de libertad al mover las cámaras que no tienen las pantallas planas convencionales. Una pequeña obra de arte en efectos especiales que sin duda veremos más a menudo en otras producciones. [ILM vía TechCrunch] 

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter