Vote 2020 graphic
Everything you need to know about and expect during
the most important election of our lifetimes
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Italia vendía casas a un euro y muchos se mudaron a la aventura. Luego llegó el coronavirus

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Toscana (Pixabay)

En muchas ocasiones hemos hablado de las ofertas que aparecen de vez en cuando para darle una nueva vida a una zona rural. Sin ir más lejos, el año pasado contamos que varias zonas de Italia estaban vendiendo casas a 1 euro. Ahora sabemos de algunas familias que apostaron por mudarse al sueño italiano… y luego llegó el coronavirus.

Advertisement

Enero del año pasado. Sicilia anuncia que vende casas a 1 euro con una sola condición: renovarlas en un plazo de tres meses. La razón: los funcionarios locales intentan atraer a gente para que acuda a vivir. Y es que lo largo de los años, muchos de los residentes de Sambuca se han mudado a ciudades más grandes, dejando sus antiguas casas desiertas.

Unos meses después, en abril, Italia vuelve a ser noticia. La ciudad de Mussomeli realiza la misma oferta: hasta 100 viviendas a un euro, viviendas abandonadas que necesitan de una reforma, pero viviendas al fin y al cabo.

Advertisement

A Mussomeli se le suma la ciudad de Zungoli, una encantadora aldea rural cerca de Nápoles y la costa de Amalfi conocida por sus caminos de adoquines, puentes medievales y coloridas casas rurales. Sin ir más lejos, en el año 2015 fue reconocido como uno de los pueblos más hermosos de Italia. Zungoli contaba con la misma oferta que el resto, casas a un euro a cambio de una reforma.

Italia
Italia
Imagen: Leop81 (Dominio público)
Advertisement

Por tanto, no había trampa alguna. Si tu sueño siempre fue irte a vivir a un pueblito de la Toscana o similar, esta era una oportunidad única con algunos ahorros.

Pero como decíamos, luego llegó el coronavirus. ¿Qué habría pasado con aquellos que se arriesgaron por un sueño y de repente se vieron en cuarentena en un pueblo perdido en ninguna parte, con una casa medio en ruinas y, posiblemente, sin hablar el idioma local?

Advertisement

CNN lo cuenta en un estupendo reportaje, y aunque pudiera parecer que estos aventureros se encontraron con un escenario infernal, no lo está siendo. 

El medio cuenta la historia del artista Álvaro Solórzano, quien se mudo de Miami apostando por una de estas ofertas. El artista optó por Mussomeli, y allí se mudó para renovar dos viviendas junto a su esposa e hijo. Luego su familia regresó a Miami, pero Solórzano se quedó en el pueblo unas semanas más y acabó viviendo la cuarentena en la más absoluta de las soledades. Como explica:

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Mussomeli (CLEMENSFRANZ. CC BY-SA 3.0)

Perdí la noción del tiempo. Vinimos aquí juntos y terminé viviendo la cuarentena en Mussomeli solo, sin muebles, solo una cama y televisión, y nadie con quien hablar. Eso fue lo más difícil. Si mi esposa o mi hijo hubieran estado conmigo, hubiera sido diferente.

Advertisement

Sin embargo, el artista cuenta que poco a poco fue aprovechando el tiempo. Se dedicó a renovar el solo la vivienda y a pintar las paredes, “afortunadamente, la ferretería de la ciudad siempre ha estado abierta y estoy muy contento de haber comprado dos propiedades y no solo una casa de un euro, ya que una no tiene agua ni electricidad”.

Con el tiempo, el hombre ha conocido a sus residentes, y dice que no puede estar más agradecido de su hospitalidad:

Son maravillosos, conozco a todos por su nombre. Está Mario, el tipo que entrega el pan. No tengo palabras para describir lo agradecido que estoy de tenerlos y no sé cómo podría pagarles por todo lo que hicieron.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Toscana (Piqsels)

Otro caso es el del empresario brasileño Douglas Roque, quien como Solórzano, cayó rendido a la oferta de las casas italianas, en su caso, en Fabbriche di Vergemoli, Toscana. El hombre se hizo con una vivienda agrícola y acudió hasta allí para renovarla, sin embargo, el coronavirus le canceló los vuelos de vuelta y quedó “encerrado” en la zona.

Advertisement

Fabbriche di Vergemoli es un grupo de aldeas dispersas en el bosque protegido de los Alpes Apuanos, protegido a su vez por la UNESCO. El área está salpicada de viviendas medio en ruina de mineros, casas abandonados e invadidas por la vegetación. Según explica Roque:

Estaba a punto de comenzar el rediseño y luego cerraron todo. Fue terrible, nuestro vuelo de regreso se canceló y tuvimos problemas con el consulado brasileño. Vine aquí en febrero para continuar con la renovación de mi casa, todo el papeleo estaba hecho, estaba listo para ir pero no podía seguir adelante. Y mi familia está en Brasil, donde los casos de virus han aumentado. Estoy preocupado por ellos y ellos están preocupados por mí.

Advertisement

A diferencia de Solórzano, Roque tenía la suerte de contar con un amigo italiano con casa, se pudo desplazar y ha pasado la cuarentena allí a la espera de que se reanude el tráfico aéreo.

Aún con todo lo que ha pasado, el hombre sigue pensando que su sueño no ha hecho más que retrasarse unos meses. “Toscana es una región maravillosa y las principales ciudades históricas y artísticas están cerca. Es el lugar perfecto”, zanja. [CNN]

私たちは、ギズモードが大好き

Share This Story

Get our newsletter