Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Las cámaras del Vivo X51 5G son de otro planeta, uno en el que las fotos siempre salen bien

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Hasta hace nada, Vivo era esa marca que hacía móviles realmente interesantes que nunca podías probar porque no se vendían en tu país, pero eso se acabó. El fabricante acaba de desembarcar en Europa (y en España), y lo hace con un modelo, el X51 5G que pega un puñetazo fotográfico sobre la mesa.

Advertisement

Pocas veces siento la tentación de cambiar mi móvil personal (Un Huawei Mate 30 modificado con servicios de Google) por uno de los que pruebo. Esta ha sido una de esas veces y la razón no es otra que las cámaras, que dicho sea de paso suelen ser lo que hace que me enamore de un móvil.

Pero antes de entrar en detalle con el impresionante racimo de cámaras del X51 5G hagamos un pequeño repaso a qué demonios es lo que tenemos entre manos y quienes son estos tipos de Vivo que acaban de llegar a Europa. Cómo decía arriba, puede que Vivo no te suene tanto como Huawei o Samsung, pero resulta que es el segundo fabricante de móviles más grande de China y el quinto a nivel mundial. Se da la circunstancia de que la empresa matriz de Vivo, un gigante llamado BBK Electronics, es la misma que fabrica móviles bajo las marcas OnePlus, Oppo y Realme. Sí, todas son subsidiarias del mismo conglomerado empresarial.

Advertisement

Sirva esta pequeña pincelada de business para entender que Vivo no es una marca novata ni mucho menos. La compañía se fundó en 2009 y seguramente comparta muchas características internas con los Realme o los OnePlus aunque compita con ellos en las tiendas. Lo que sí es propio de Vivo como compañía es una tendencia a experimentar con todo tipo de innovaciones locas en sus terminales. Si lees Gizmodo con asiduidad probablemente los conozcas por ser de los primeros en instalar una cámara delantera abatible motorizada; por lanzar un móvil en el que toda la pantalla era un gigantesco sensor de huellas; por dotar a un teléfono de una pantalla tan curvada que no quedaba espacio para botones físicos; o más recientemente por poner a la venta un móvil en el que la cámara principal está montada sobre un estabilizador de imagen mecánico tipo Gimbal.

Advertisement

Ese último móvil y su cámara con gimbal es el Vivo X50 Pro (hablábamos de él por aquí), y es básicamente el que ahora nos llega a Europa con algunas mejoras y rebautizado como Vivo X51 5G. Vamos con él.

Diseño, pantalla y sonido

Físicamente, el Vivo X51 5G es básicamente un Huawei P40 Pro, y no lo digo como algo negativo. A estas alturas los diseños “inspirados en” son algo tan cotidiano que no merece la pena entrar a comentarlo. Su diseño es tan parecido que a menos que conozcas muy bien el buque insignia de Huawei pasarías un mal rato intentando distinguirlos con los ojos cerrados. Ambos comparten una espectacular pantalla curva montada sobre marco de aluminio con una parte posterior de cristal también curvado en una plano simétrico a la pantalla. En el lateral derecho tenemos los controles habituales de volumen y encendido, y en la parte inferior la ranura para tarjetas SIM, el puerto USB-C y el altavoz.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Pero sí que hay diferencias, y son a favor del Vivo, cuyo cuerpo es un milímetro más fino (8mm) y pesa bastante menos (181,5 gramos frente a 209 del P40 Pro). El cristal de la parte posterior no tiene un acabado brillante, sino ahumado al estilo de los gama super-alta de OnePlus. El acabado le confiere un brillo y un color variables en función de la luz y además es inmune a huellas.

Advertisement

Estéticamente, el X51 5G es una preciosidad. El único color disponible de momento (algo llamado Alpha Grey) es una especie de gris azulado que a ratos parece acero. Personalmente hubiera cambiado el acabado brillante del aluminio del borde por uno satinado (como el que rodea a la cámara), pero es una nadería en un diseño que aunque no es nada original, es tremendamente elegante. El único detalle abiertamente feo es el de los logotipos de conformidad con la normativa europea, que tienen un tamaño bastante grande y un acabado plateado que los hace aún más visibles. Es inevitable que estén ahí, pero otras marcas como OnePlus lo han solucionado haciéndolos más pequeños y con colores muy similares al del fondo sobre el que van impresos.

Hola, señores de la Unión Europea responsables de Conformité Européenne y de Waste Eletrical and Electronic Equipment (WEEE). Sus logos tatuados en los móviles son una desgracia desde el punto de vista de diseño. Un saludo.
Hola, señores de la Unión Europea responsables de Conformité Européenne y de Waste Eletrical and Electronic Equipment (WEEE). Sus logos tatuados en los móviles son una desgracia desde el punto de vista de diseño. Un saludo.
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo
Advertisement

La pantalla del Vivo X51G es una AMOLED curvada fabricada por Samsung. Tiene 6,56 pulgadas de diagonal y resolución 2376 x 1080 píxeles. Es un poco menos de lo que tiene el P40 Pro (2640 x 1200), pero se ve excepcionalmente bien. Su tasa de refresco es de 90Hz (180 si hablamos de tasa de respuesta táctil) y es compatible con HDR10+ y el perfil de color DCI P3. El sistema nos deja elegir manualmente entre 60 y 90Hz, o dejar que sea el terminal el que gestione la tasa de refresco de manera dinámica en función del contenido.

Vivo no especifica el brillo, pero si es el mismo panel que el del X50 PRo estamos ante un máximo de en torno a 490 nits. Está en la línea del brillo de móviles como el OnePlus 8 y de hecho bastante por encima del Huawei P40 Pro.

Advertisement

El sonido corre a cargo de un único altavoz en la parte inferior, lo que no es muy buena noticia para cosas que requieran sonido envolvente como juegos o películas. En su defensa, sin embargo, hay que decir que suena muy alto aunque le faltan graves y suena un poco hueco y metálico.

Detalle del lateral inferior, con la rejilla para el único altavoz
Detalle del lateral inferior, con la rejilla para el único altavoz
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo
Advertisement

Para mejorar la calidad de audio respecto al X50 Pro, Vivo ha instalado en el X51 5G un chip AK4377A fabricado por Asahi Kasei. Se trata de un convertidor DAC de 32 bits. ¿Cómo funciona este chip si lo unimos a un dispositivo de salida realmente contundente como los Sony WH-1000XM4? Pues que suena espectacularmente bien. La conexión Bluetooth 5.1 del X51 5G es compatible con el estándar aptX HD de Qualcomm porque de hecho también lo son sus auriculares, los nuevos Vivo TWS Neo. Hablando de eso...

Vivo TWS Neo

No puede haber buque insignia que se precie sin unos auriculares a juego. Los del Vivo X51 5G son los Vivo TWS NEo, unos buds similares a los de Huawei y OnePlus que vienen en un precioso estuche bicolor.

Advertisement

Los TWS Neo aguantan hasta xx horas de reproducción musical con otras xx horas en el estuche de carga. No suenan mal, pero no están a la altura de auriculares de pesos pesados como Sennheisser, Sony o Jabra. Su calidad es similar a la de los OnePlus Buds o los Huawei Buds.

Advertisement

Mi mayor problema con los Vivo TWS Neo es su ergonomía. Son muy pequeños y tienen un acabado tan redondeado y resbaladizo que los hace muy difíciles de sujetar en la oreja. Son difíciles hasta de sacar de su estuche. Una vez puestos no encajan tan perfectamente como unos auriculares con punta goma por lo que parte del sonido se pierde y no aíslan bien del ruido ambiental. Para acabar de rematar, los controles táctiles obligan a pasar el dedo por la superficie del auricular, lo que generalmente lo mueve. Los TWS Neo, en definitiva, no suenan mal, pero si eres tan maniático como yo con el sonido es mejor que pases por una tienda y los pruebes antes de comprarlos a ciegas (o más bien a sordas).

Usando el Vivo X51 5G

De vuelta al móvil, toca hablar brevemente de potencia, batería y experiencia de uso. El Vivo X51G comparte el mismo procesador que el del X50 Pro, un Qualcomm Snapdragon 765G de 7 nanómetros, ocho núcleos y una gráfica integrada Adreno 620. No es el chip más potente del mercado, pero basta y sobra para mover cualquier aplicación. Si eres un entusiastas de los videojuegos que pone la resolución gráfica a tope probablemente este no es el móvil que andas buscando, pero para todo lo demás es más que de sobra. Además, el procesador del X51 se apoya en 8GB de RAM que ayudan a empujar en los momentos en los que lo necesite.

Advertisement

La memoria para almacenamiento es de 256GB y no hay ranura para tarjetas MicroSD. Con todo, la peor noticia en este sentido es que esos 256GB se gestionan mediante UFS 2.1. No es el fin del mundo, pero un sistema de archivos como el UFS 3.1 de los últimos OnePlus y Huawei hubiera garantizado algo más de agilidad a la hora de grabar en 4K o de escribir archivos.

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo
Advertisement

El Vivo X51 5G se desbloquea mediante sensor de huellas o reconocimiento facial. El primero está situado bajo la pantalla y funciona sin pegas. El segundo confía en la cámara frontal y por tanto no funciona en la oscuridad. Vivo ha dispuesto una función que ilumina la pantalla automáticamente cuando detecta poca luz, pero el fogonazo blanco en la oscuridad no es lo más agradable a la vista. Sigo prefiriendo los terminales que apuestan por un sensor frontal de profundidad o de infrarrojos para ayudarse en el reconocimiento facial, aunque ello suponga cambiar la cámara en agujero por un notch o un agujero doble.

La batería del Vivo X51 5G es una 4.315 mAh alimentada por un cargador rápido de 33 vatios. Vivo no especifica tiempos de carga, pero es la misma batería y el mismo cargador que en el X50 Pro, así que hablamos de en torno a un 57% de la batería llena en 30 minutos.

Advertisement

Curiosamente, el X51 5G adolece del mismo problema que su predecesor. Aunque la autonomía en tareas como navegación web o reproducción de vídeo (casi 16 horas) sigue siendo muy buena, la batería se gasta sorprendentemente rápido (para la capacidad que tiene) cuando el móvil está en reposo. No tengo claro por qué ocurre esto. Quizá sea una cuestión de sistema operativo o de un ajuste perdido que no he sabido encontrar. La cuestión es que la batería se agota más rápido que en otros móviles con la misma capacidad. Seguimos estando ante una autonomía que permite usar el móvil durante dos días completos sin problema, pero sigo teniendo la sensación de que la energía se escapa por algún lado por el que no debería.

Módulo de cámaras del Vivo X51 5G
Módulo de cámaras del Vivo X51 5G
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo
Advertisement

Cámaras

Llegamos a la parte más jugosa del Vivo X51 5G y la razón por la que abandonaría ahora mismo sin dudarlo el Huawei Mate 30 Pro o el OnePlus 8 Pro en favor de este móvil: las cámaras. El X51 5G tiene un voluminoso módulo compuesto por cuatro cámaras:

  • Cámara principal de 48MP f/1.6 con sensor Sony IMX598 equivalente a una óptica tradicional de 25mm. Está montada sobre un gimbal del que hablaremos en un momento.
  • Cámara gran angular de 8MP f/2.2 equivalente a un 15,7mm y con un ángulo de visión de 120 grados. Esa misma cámara está diseñada para funcionar como cámara Super Macro con un alcance de 2,5cm.
  • Cámara telefoto de 8MP f/3.4 con con estabilización propia OIS. El zoom óptico máximo de esta cámara periscopio es de 5X, pero puede alcanzar unos ridículos 60X por software a costa de un recorte brutal.
  • Cámara de 13MP f/2.4 equivalente a un 50mm y dotada de zoom propio 2X. Vivo ha añadido esta cámara específicamente para retratos.
  • En la parte frontal contamos con una quinta cámara de 32 megapíxeles para selfies. Vivo no ha especificado ningún detalle más sobre ella. Si es como la del X50 Pro (y todo indica que sí) se trata de una f/2.45 con una óptica fija equivalente a 25mm.
Advertisement

Dicho esto, se diría que salvo por el gimbal no hay mucha diferencia con las cámaras de otros tope de gama, pero hay unos cuantos detalles que hacen que el módulo de cámaras del X51 5G sea netamente superior al de muchos móviles. El primero de esos detalles es que el módulo de cámaras cuenta con autoenfoque láser PDAF, pero este autoenfoque no se aplica solo en la cámara principal. Se sirven de él TODAS las cámaras, y eso es importante. Esa es la razón por la que el modo macro del X51 5G literalmente se mofa del de otros móviles que tienen una lente específica para macro como el OnePlus 8T. El enfoque lo es todo en una foto, pero lo es aún más en condiciones tan complejas como las de una foto en macro o con el zoom 5X. Para continuar, la cámara para retratos tiene su propio zoom óptico y la cámara con zoom tiene su propia estabilización. Son detalles que marcan una diferencia abismal. Vayamos con algunos ejemplos:

Gran angular / Foto normal / Foto con zoom

Las fotos diurnas hechas con el Vivo X51 5G son una gozada, pero raro es el móvil que no hace bien esto hoy en día. Lo que ya no es tan fácil es destacar en zoom. En esta caso la app de cámara nos deja elegir entre 2x o 5X, que es el máximo que alcanza la lente sin pérdida de calidad. A partir de ahí podemos probar suerte hasta 60x, y debo confesar que los resultados dependen mucho de la foto, pero no son tan malos como cabría esperar de un zoom por recorte.

Advertisement

Modo retrato

Normalmente no soy muy fan del modo retrato, pero el del Vivo X51 5G hace que tengas ganas de jugar con él más a menudo. No solo es que cuenta con una lista interminable de opciones de belleza o de filtros. Además hace un excelente trabajo procesando el bokeh. La posibilidad de hacer zoom óptico 2x sin pérdida de calidad en la cámara de retratos y la fiabilidad de la cámara delantera hacen que usar este modo sea algo natural y divertido en lugar de un tormento.

Advertisement

Un problema del modo retrato es que a menudo activa opciones de belleza por su cuenta. Mejor desactívalas todas desde el principio porque son muy del gusto oriental y no se a otra gente, pero a mi me hacen parecer más extraterrestre de lo que ya soy.

Advertisement

Foto macro

Bienvenidos a, en mi opinión, el mejor macro de 2020. Se selecciona desde el menú de lentes de la app de cámara y no es solo que el enfoque PDAF obre maravillas. Es que además la gestión de color es fantástica. Uno de los problemas de los modos macro en los móviles es que tienden a mostrar unos colores deslavados y sin vida. Vivo ha extendido sus algoritmos a este modo de manera que las fotos tienen unos tonos mucho más agradables y reales.

Advertisement

Un detalle del modo macro es que la cámara aplica un ligero recorte al activar el modo super macro. Podemos evitar ese recorte simplemente usando el gran angular, pero es más complicado enfocar y los resultados en automático son tan buenos que no se si merece la pena.

Advertisement

La utilidad del Gimbal

Imposible pasar de página en el apartado cámaras sin hablar del gimbal. Vaya por delante que no es el único sistema de estabilización que tiene la cámara principal. Además tiene su propio OIS. El gimbal es la razón por la que Vivo ha tenido que optar por el sensor Sony IMX598, que no es el más grande del fabricante japonés. El anillo de estabilización y la cubierta que lo protege se traduce en un módulo de cámara cinco veces más grande de lo normal (eso sin contar las demás cámaras). El sistema funciona como el de un gimbal mecánico convencional, pero miniaturizado. Una serie de motores de inducción magnética mueven los anillos del estabilizador para compensar cualquier movimiento involuntario del móvil al sacar una foto. Según Vivo, la estabilización por Gimbal es un 300% mejor que la OIS (los OIS suelen corregir desviaciones de entre 0,7 grados y un grado y el gimbal corrige 3)

Advertisement
Estructura interna del Gimbal del X51 5G.
Estructura interna del Gimbal del X51 5G.
Imagen: Vivo

El sistema no funciona por defecto. Hay que activarlo. Al hacerlo nos aparece en pantalla un utilísimo icono que permite apreciar el movimiento de la lente dentro del gimbal en tiempo real. A continuación tienes una serie de vídeos que grabé con el X51 5G precariamente instalado con un trípode prensil GorilaPod sobre el manillar de mi bicicleta. El resultado tiene vibraciones, pero muy pocas comparadas con las que podríamos apreciar con cualquier otro móvil. Baste decir que es una prueba que he intentado con diferentes terminales y los resultados tienen tanta vibración que son inusables. En este caso, sin embargo, se logra una estabilización bastante buena. Solo una cámara de acción tipo GoPro podría obtener mejores resultados.

Aparte de la grabación de vídeo, el otro gran beneficiado por el gimbal es el modo nocturno. Incluso sin activar este modo, las fotos que el X51 5G hace en poca luz son espectaculares. Con el modo nocturno activado la cantidad de luz que capta es de otro planeta. Si disponemos de trípode el móvil extiende las tomas a 10 segundos. El resultado es tan bueno que tuve que salir varias noches a probarlo porque sencillamente no me lo creía.

Advertisement

Modo nocturno

Estoy acostumbrado a ver modos nocturnos en funcionamiento, pero el del Vivo X51 5G es otro nivel. No puedo decir que sus resultados sean realistas, pero ¿a quién le importa? La estabilidad que proporciona el Gimbal hace que sea muy difícil que la toma nos quede mal por muchos segundos que necesite el móvil y la captación de luz es fenomenal.

Advertisement

Nada de esto importaría si la aplicación de cámara fuera mala, pero es todo lo contrario. La app de cámara de los Vivo (no es exclusiva de este modelo) gestiona el zoom de manera separada a la lente. Ello no solo nos permite controlar mucho mejor las condiciones de cada foto. Además transmite una impresionante sensación de calidad el ver que tienes disponible zoom en todos los modos y con todas las lentes, o que puedes usar el modo profesional en todos los modosy no solo con la principal. El enfoque PDAF que asiste a todas las cámaras es otro detalle que eleva tremendamente la percepción de calidad. Finalmente, Vivo ha logrado que los algoritmos de gestión de color arrojen resultados muy similares con independencia de la lente que elijamos para tomar la foto.

Advertisement
En esta imagen se aprecia el círculo con un punto dentro (sobre el árbol amarillo) que marca la posición del gimbal en tiempo real.
En esta imagen se aprecia el círculo con un punto dentro (sobre el árbol amarillo) que marca la posición del gimbal en tiempo real.
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

La luminosidad y el color del gran angular, por ejemplo, no son los de la lente principal, pero no hay tanta diferencia como para que se nos quiten las ganas de usar esa lente. El modo macro tiene el mejor color y contraste que he visto. El suma y sigue de aciertos que Vivo ha logrado con estas cámaras es tan largo que simplemente se llevaría de calle cualquier comparativa con otros móviles que he probado este año. A falta de lo que diga Huawei con el Mate 40 Pro que presentará en breve, no vas a encontrar mejores cámaras móviles que estas en el mercado Android.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo

Ahora mismo, y en mi humilde opinión, el X51 5G saca las mejores fotos nocturnas que he visto en Android. También saca las mejores fotos macro que he visto en todo el año y tiene esa magia especial que hace que los retratos parezcan tomados con una cámara reflex en lugar de con un móvil.

Advertisement

En resumen

Vivo no puede empezar con mejor pie en el mercado europeo. El Vivo X51 5G no es el teléfono más potente del mercado, pero aprieta todas las teclas necesarias en especificaciones como para codearse con los topes de gama. Es fino, elegante, manejable, y aunque su procesador no sea el más potente, sus cámaras lo ponen por delante de muchos buques insignia que encima son más caros. Hablando de precio, el Vivo X51 5G cuesta 799 euros en su lanzamiento. No es el más barato, pero después de haber probado sus cámaras me parece poco. Saldrá a la venta en breve aunque aún no hay fecha confirmada.

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter