LarsPlatoon es uno de los muchos entusiastas dedicados a construir sus propias armas experimentales. La última es un rifle Gauss automático capaz de disparar proyectiles con una potencia y velocidad que ya empiezan a resultar inquietantes.

Advertisement

Ideado por Kristian Birkeland en 1900, un cañón Gauss utiliza una sucesión de electroimanes que aceleran los proyectiles a medida que estos se desplazan por el tubo. El arma que ha creado LarsPlatoon consta de un tubo de aluminio envuelto en varios electroimanes en espiral. Cada uno de los electroimanes integra un sensor de infrarrojos. Este sensor detecta el proyectil cuando llega a su segmento del tubo y activa el electroimán para impulsar la bala.

El resultado es un cañón de aspecto imponente que dispara proyectiles a un ritmo, en modo automático, de 7,5 por segundo. La velocidad que alcanzan estas balas es de 39 metros por segundo (bastante por debajo de los 335 metros por segundo de una bala típica del calibre 22). Además, los proyectiles tienden a desviarse en el aire.

En otras palabras, el arma no es (muy) letal, aunque eso no la hace menos capaz de herir a alguien o de destrozar diversos objetos cotidianos. Entre ellos un portátil que no sabemos que mal pudo hacer para merecerse ese final. [Delta-V Engineering via Hack a Day]

Advertisement