Aunque muchos lo ven como un ejemplo socioecon√≥mico, lo cierto es que Cuba carece de servicios que en cualquier otro pa√≠s del mundo son normales. Internet es uno de esos servicios. Para paliar en parte esa falta de comunicaci√≥n con el exterior, el gobierno de Raul Castro acaba de abrir los primeros 100 centros p√ļblicos de conexi√≥n a internet.

Los nuevos cibercafés dependen directamente del Gobierno y no son gratuitos. Una hora de conexión cuesta 4,50 dólares, una minucia para un turista pero la cuarta parte del salario medio mensual de un trabajador cubano.

Advertisement

Pese a lo desorbitado del precio, no han faltado los ciudadanos del pa√≠s caribe√Īo que han hecho cola frente a los nuevos cibercaf√©s para abrir su primera cuenta de correo electr√≥nico. El acceso a la red es gestionado por el ejecutivo y hay una larga lista de p√°ginas cuyo acceso est√° prohibido por sus contenidos sexuales o ideol√≥gicos.

Seg√ļn datos del gobierno de Cuba, la penetraci√≥n de internet en la poblaci√≥n es del 2,9%. Esa cifra sube hasta el 5% si se suman las conexiones que se establecen de forma il√≠cita con el exterior.

Advertisement

Cuba dispone de una intranet p√ļblica cerrada al exterior cuyo acceso desde los cibercaf√©s costar√° 1,50 d√≥lares la hora. Los hoteles y resorts de la isla suelen disponer de WiFi para los turistas cuyo precio est√° en torno a los 10 d√≥lares. A√ļn no hay telefon√≠a m√≥vil con datos en el pa√≠s. Los primeros m√≥viles con llamadas y mensajes llegaron en 2008. Abrir una l√≠nea en aquel momento costaba 100 d√≥lares. Hoy cuesta 15. Se estima que 1,3 millones de cubanos tienen tel√©fonos m√≥vil, aunque sin acceso a internet. [Associated Press]

Foto: AP