Hasta ahora, se daba por supuesto que los conquistadores que siguieron a Cristobal Colón fueron los responsables de introducir la tuberculosis en el continente americano. La hipótesis, no obstante, tiene un problema. En los años 70 se encontraron en Perú varios esqueletos con restos de la bacteria causante de esta enfermedad. Los esqueletos eran cientos de años anteriores al descubrimiento de América.

Un grupo de científicos alemanes ha descubierto quienes fueron los auténticos causantes de este brote infeccioso. No fueron vikingos perdidos ni viajeros en el tiempo, sino focas. El doctor Johannes Krause, de la Universidad de Tübingen, ha examinado a fondo los restos de tuberculosis de estos esqueletos cuya antigüedad, según las pruebas con carbono 14, data de entre el año 1028 y el 1280, durante la cultura preincaica de Tiahuanaco.

Como explican en New Scientist, resulta que la bacteria que portan estos cuerpos es una variante de la Mycobacterium pinnipedii, una cepa de la tuberculosis que afecta a mamíferos como las focas o los leones marinos. La hipótesis de Krause y su equipo es que los antiguos habitantes de Perú contrajeron la enfermedad cazando focas o manipulando su carne. Tampoco descartan, sin embargo, que haya existido un vector de transmisión intermedio (otro animal) entre las focas y sus huéspedes humanos.

Las focas explican los casos de tuberculosis previos a la llegada de los conquistadores, pero no descarta que estos importaran también la enfermedad junto a otras catástrofes biológicas como las paperas, la malaria, la gripe o la viruela. El estudio y sus conclusiones se acaban de publicar en la revista Nature. [Nature vía New Scientist]

Foto: Erwin Niemand / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)