Actualizaciones, fanfarria y, por fin, Apple Music. El servicio de música en streaming de Apple acaba de estrenarse y después de probarlo quedan claras dos cosas de manera casi automática: por un lado la interfaz no es todo lo intuitiva que uno desearía, por otro, esto es lo más genial que le ha pasado a la música en mucho tiempo.

Advertisement

Lo más genial que le ha pasado, curiosa e irónicamente, desde Spotify. Apple Music tiene mucho de Spotify, de Rdio y de Deezer corriendo por sus venas, pero al mismo tiempo consigue crear su particular cóctel musical aportando una serie de elementos diferenciales que de algún modo hacen que se sienta como algo genuinamente distinto, único, excitante.

Lo bueno

Advertisement

Hay algo que Apple Music hace increíblemente bien desde el minuto 1: es completamente personal. Personal y personalizado al mismo tiempo. Es una diferencia importante. Me explico: la recomendación de música según tus gustos es una quimera que muchos servicios, desde Last.fm en sus buenos tiempos a la propia Apple con las listas Genius o Spotify llevan persiguiendo durante mucho tiempo.

El principal motivo por el que esas recomendaciones no han funcionado, o lo han hecho de manera mediocre, es porque un algoritmo, sin alma, puro número, se encarga de ello. Ahí es donde Apple Music entra a cuchillo haciendo lo que Beats Music ya hacía de manera soberbia en su momento: ofrecer listas personalizadas según los gustos individuales.

La personalización es la clave

La configuración inicial del servicio es realmente sencilla: eliges los géneros que te gustan primero, los artistas después y descartas los que no. De manera similar a Twitter, en Apple Music pueden “seguirse” artistas, indicándole al servicio que tenemos afinidad por ellos. Apple Music sigue automáticamente a todos los artistas cuyas canciones hayamos comprado a través de iTunes, aunque puede personalizarse.

Advertisement

La aplicación tiene 5 patas, 5 puntos de apoyo, que aparecen a modo de secciones en la barra inferior. Son: Para ti, Nuevo, Radio, Connect y Mi música.

Descubrir nueva música, disfrutar la que ya conocemos

Advertisement

Las dos primeras son la vía principal para descubrir nueva música, cada una a su manera. “Para ti” son recomendaciones personalizadas del servicio en base a esa elección inicial y a las canciones y álbumes que vamos indicando que nos gustan. Es, con diferencia, mi sección favorita de todo el servicio. Por un lado las recomendaciones son en su mayoría acertadas, por otro tiene listas hechas a mano con detalles que son simplemente geniales. He descubierto más música nueva en 10 minutos que en los últimos 6 meses.

“Nuevo” es una mezcla extraña entre una toplist tradicional, los nuevos lanzamientos, las canciones del momento y lo más vendido unido también a otro tipo de selecciones que no acabo de entender muy bien de dónde salen. Hay listas categorizadas por actividades (correr, cocinar...), listas de colaboradores como Pitchfork o Rolling Stone y listas elaboradas por los empleados de Apple Music.

Lo malo

Aquí llega el primer gran pero de Apple Music. Hay muchas partes que son... confusas. Por ejemplo, después de un rato de buscar aquí y allá buenas listas para salir a correr acabé descubriendo que, efectivamente, se encontraban en “Nuevo”. Pero una lista para salir a correr con éxitos de Queen y Creedence Clearwater Revival no es lo que yo definiría como “nuevo”, precisamente. Y si es nuevo porque acaban de añadirse al servicio ¿Dónde van después? ¿Son temporales? No queda claro.

Advertisement

Da la sensación de que Apple ha metido ahí todo lo que de alguna manera no podía encajar en otras partes de la aplicación con la intención de no complicarlo todo demasiado y consiguiendo por el camino justo el efecto contrario. Es mismo efecto se deja apreciar en la última sección “Mi Música”.

“Mi Música” es, en esencia, la misma aplicación de Música que ha existido siempre en iOS pero condensada en una sola pestaña. Eso provoca que muchas opciones como la diferencia entre Biblioteca y Listas aparezcan en pestañas dentro de esa pestaña, valga la redundancia, y otras como la diferencia entre Artistas/Álbumes/Canciones en desplegables dentro de cada una de esas pestañas que a su vez están en la pestaña global de “Mi Música”. Un lío.

Advertisement

Es malo, pero no terrible. Creo que con el tiempo cualquier usuario medio va a acabar por acostumbrarse. El shock inicial, eso sí, es considerable. La principal dificultad, y hablando ahora en general, es quizá que no se entiende muy bien de dónde salen cada una de esas listas y por qué. Entiendo que “Para mí” es personal en base a mis gustos, pero entonces ¿En qué se diferencia de una lista de éxitos de The Who que me recomiendan just en Connect? Lo aprecio de todos modos, pero las diferencias no son evidentes.

Lo regular

Advertisement

Junto a lo bueno y a lo malo, Apple Music tiene también una serie de elementos que no caen ni en una categoría ni en otra, quizá porque el servicio acaba de empezar a andar o quizá porque Apple quiere que los usuarios le pongan las manos encima antes de tomar una decisión en firme.

En general son dos: por un lado las opciones sociales son prácticamente nulas. Se puede compartir en Twitter, Facebook y generar un enlace para cada canción, pero es todo. Spotify lleva varios años insistiendo en este aspecto y personalmente me parece vital. La música es mejor cuando se comparte.

Por otro, la integración con servicios de terceros como Sonos, en mi caso, también es un paso atrás. En el ejemplo de Sonos esa integración llegará a finales de año, pero hasta entonces nada. Los años de Spotify, Rdio o Deezer en el mercado hacen que esté muy integrado con diferentes servicios y aplicaciones de terceros. Apple, según qué casos, no suele ser muy amiga de este tipo de estrategias porque a veces van en detrimento de sus propios intereses, pero en este caso me parece vital.

Advertisement

Este parece ser el mejor servicio de música en streaming

Apple ha conseguido agitar un segmento que durante años ha permanecido relativamente estático añadiendo un factor diferencial: la personalización. Muchas de las canciones que han puesto en Beats 1, el programa de radio online que se emite 24/7 puede que no te convezcan, pero la producción es abrumadora, es el primer servicio de radio online en conseguir algo así. La programación puede seguirse en este Tumblr oficial: habrá sesiones de artistas como St. Vincent o Pharrell y entrevistas con otros como Eminem.

Advertisement

Por otro lado, la calidad de la mayoría de playlists que he reproducido es sencillamente estelar, y se siente como algo personal, algo excitante, algo donde puedes descubrir nueva música por un lado y disfrutar de la que ya conocías por otro. Lo que hacía a Beats Music genial está aquí, intacto. Spotify también tiene listas hechas a mano maravillosas, pero están, desde mi punto de vista, un nivel por debajo de las de Music (aunque es más fácil descubrirlas, como indicaba más arriba).

Que Apple Music sea genial no quiere decir que sea absolutamente superior a la competencia, hay elementos en Spotify y Rdio como el factor social, sin ir más lejos, o la calidad de cada uno de los clientes que pueden hacer que, puesto que cuesta lo mismo, la elección entre uno y otro no esté tan clara.

Apple Music está disponible desde ya para iOS, OS X y Windows durante 3 meses de manera gratuita, después costará 9,99 dólares/euros al mes el plan individual o 14,99 dólares/euros al mes el familiar, que admite hasta 6 miembros. ¿Merece la pena sustituirlo por Spotify? En mi caso ya lo ha hecho, pero ahora tiene que ganarse el puesto de manera definitiva.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)