Hace unas semanas os hablábamos de Jason Barns, un joven percusiosista estadounidense que había sustituido su brazo perdido por una prótesis electrónica que le otorga nuevas habilidades en su profesión. Barns acaba de ofrecer su primer concierto en directo equipado con este brazo artificial. Suena así.

La prótesis de este baterista no toca sola, pero es capaz de algunos trucos. Una de sus dos baquetas es operada por Barns como si fuera un brazo normal. La segunda analiza el ritmo del músico mediante un acelerómetro e incorpora sus propios golpes. Barns puede programar y personalizar la manera en la que este "tercer brazo" responde a la música. El concierto ha tenido lugar en el Atlanta Science Festival. [New Scientist]

Advertisement