Si no has le√≠do la historia, tienes que hacerlo. Hace un par de d√≠as te la contamos por aqu√≠: uno de los estudios citados constantemente por pol√≠ticos y economistas para dise√Īar sus pol√≠ticas de recortes y austeridad, Growth in a Time of Debt, publicado en 2010, era err√≥neo. Y todo por un fallo en una f√≥rmula de Excel. Un fallo que ha servido para justificar en buena parte los bestiales recortes en educaci√≥n, sanidad y salarios en medio mundo. Un estudiante de econom√≠a de 28 a√Īos, Thomas Herndon, es quien ha descubierto el error. En NYMag han podido hablar con √©l. Su historia no tiene desperdicio.

Advertisement

Herndon se ha convertido en famoso al instante esta semana. Su trabajo de doctorado, Does High Public Debt Consistently Stifle Economic Growth? A Critique of Reinhart and Rogoff, publicado junto a dos profesores de la Universidad de Massachusetts, ha probado que el informe de los prestigiosos economistas de Harvard Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff era err√≥neo. Sus propios autores, Reinhart y Rogoff, no han tenido m√°s remedio que reconocerlo. Y todo por un error en una f√≥rmula. Un error que, de paso, da una bofetada a quienes defienden la efectividad de los recortes para reducir la deuda p√ļblica y generar crecimiento econ√≥mico.

Herndon (en la foto de la izquierda) explica que decidi√≥ analizar el informe de Reinhart y Rogoff porque ha sido uno de los m√°s influyentes de los √ļltimos a√Īos para justificar las teor√≠as de la austeridad. Contact√≥ en repetidas ocasiones con los dos prestigiosos economistas para pedirles los datos, pero sin √©xito. Le ignoraron durante semanas. Un buen d√≠a, Carmen Reinhart le escribi√≥ dici√©ndole que no hab√≠a tenido tiempo a mirar su petici√≥n, pero que ah√≠ ten√≠a los datos. Pod√≠a hacer lo que quisiera con los resultados. Vaya si lo hizo.

Advertisement

El modelo económico en Excel concluía entre otras cosas que los países cuya deuda excedía el 90% del PIB experimentaban un menor crecimiento que aquellos países con menor nivel de deuda. Para evitarlo, se necesita recortar, recortar y recortar. O no. Porque tal y como Herndon descubrió, esa conclusión del 90% se basa en un error de cálculo.

"Hice clic en la celda L51 y vi que solo habían hecho el promedio de las filas 30 a la 44, en lugar de las filas 30 a la 49", explica. Reinhart y Rogoff además habían excluido datos de Canadá, Nueva Zelanda y Australia, países que experimentaron periodos de alto crecimiento a pesar de su elevada deuda.

Ni los propios profesores de Herndon le creyeron al principio. Pero era cierto. Tanto que Reinhart y Rogoff han tenido que admitir esta semana en el WSJ su sonrojante error, a pesar de que siguen manteniendo la validez de las conclusiones.

Advertisement

Herndon explica que no se puso a analizar el informe de 2010 de forma malintencionada ni para poner en evidencia o en rid√≠culo a sus autores. Simplemente lo hizo porque, como millones de personas, ten√≠a la sensaci√≥n de que los recortes que se han hecho (y se siguen haciendo) en decenas de pa√≠ses, desde Espa√Īa o Grecia a EE.UU, son en realidad contraproducentes.

Al final, esta historia vuelve a demostrar una cosa: muchas veces, cuando un pol√≠tico quiere tomar una decisi√≥n, le da igual que la realidad le diga que se va a equivocar. Si no existen pruebas que soporten la decisi√≥n, pedir√° que se fabriquen. ¬ŅSe acuerda alguien del famoso "informe" sobre las armas de destrucci√≥n masiva en Irak? Pues eso.

Salvando las distancias y la situaci√≥n, algo parecido ha vuelto a ocurrir. Y lo malo son siempre las consecuencias: esta vez, cinco a√Īos (y los que quedan) de brutales recortes que han afectado y afectan a millones de personas en todo el mundo. [NYMag]

Advertisement

Foto: Getty Images