Nos queda menos sitio donde escondernos el día que los robots se harten de que les demos patadas y organicen ese apocalipsis del que tanto nos gusta hablar. El robot Cheetah (guepardo) del MIT ha aprendido un truco nuevo nada desdeñable para una máquina: correr y saltar simultáneamente manteniendo el equilibrio.

Advertisement

El equilibrio del robot ya le permitía correr libremente sin cables. Este nuevo avance lo hace aún más versátil a campo abierto o, mejor dicho, en el campo de batalla. Recordemos que Cheetah es un proyecto financiado directamente por la agencia militar DARPA.

Los investigadores que lo desarrollan aseguran que es el primer robot cuadrúpedo capaz de realizar este truco. Para lograrlo, Cheetah integra un sensor láser que le informa de la distancia y tamaño de los obstáculos en tamaño real. Con esa información, una serie de nuevos algoritmos deciden hasta donde plegar las patas delanteras del robot y, al mismo tiempo, el impulso que hay que dar con las traseras para saltar el obstáculo. Exactamente lo que hace el cerebro de un animal de manera prácticamente inconsciente, pero en una máquina.

Los algoritmos y la configuración actual de Cheetah le permiten saltar obstáculos de hasta 40cm de altura. Este vídeo muestra su nueva habilidad en una prueba en la que corre y salta completamente libre de cables.

Y otros inquietantes movimientos de los que ya era capaz este “adorable” robot:

[vĂ­a MIT]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)