Mezcla de varias tecnologías, el conocido como SpaceTop podría marcar el rumbo de la próxima evolución de los interfaces gráficos. Del puntero y el ratón pasamos al tacto y los gestos sobre un cristal pero en un futuro podremos manipular objetos tridimensionales con aspecto de hologramas en el espacio, ayudados por una pantalla semitransparente.

El prototipo actual está en los laboratorios que Microsoft tiene en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), y es uno de varios proyectos que estudian diferentes formas de interactuar con objetos digitales tridimensionales. Una de las ventajas es que permite pasar de entornos bidimensionales a tridimensionales de manera sencilla. Se puede teclear o dibujar sobre una superficie en 2D y luego saltar a una vista tridimensional sin tener que utilizar gafas especiales. 

Advertisement

El secreto está en una única pantalla semitransparente que crea el efecto 3D calculando la posición de la cabeza del usuario y moviendo los objetos de la pantalla de acuerdo a su situación en en el espacio. La sensación es la de estar viendo un holograma detrás del cristal. Uno que, además, puede ser manipulado directamente con las manos gracias a una tecnología similar a la que Microsoft usa en Kinect, el accesorio de la consola Xbox.

Por ahora se trata sólo de un proyecto de investigación sin una fecha prevista para una fase comercial pero su creador, Jinha Lee, cree que en un futuro sistemas como éste nos ayudarán a trabajar de forma más eficiente, manejando la información de forma mucho más intuitiva. También podría tener una aplicación en el campo de la moda, permitiendo probar accesorios virtuales -como un reloj o un anillo- sobre nuestra mano o muñeca. [Phys Org]