Photo: JAMSTEC

Hay una bolsa de plástico en la fosa de las Marianas, a 10.898 metros de profundidad. Es el desecho que más hondo ha llegado de las más de 3400 piezas de basura recogidas por submarinos no tripulados en las zonas más remotas del océano, y una prueba de que no quedan lugares que no hayamos contaminado.

En un nuevo estudio, un equipo de investigadores liderado por la Agencia Japonesa para la Ciencia y Tecnolog√≠a Mar√≠timo-Terrestre (JAMSTEC) analiza los contenidos de su base de datos de desechos marinos: un gigantesco archivo abierto al p√ļblico con im√°genes y v√≠deos de la basura oce√°nica registrada por sumergibles de aguas profundas en los √ļltimos 30 a√Īos.

Advertisement

Esta base de datos, que fue publicada en marzo de 2017, enumera 3425 piezas de desechos a partir de 5010 inmersiones. M√°s del 33% son macropl√°sticos, de los cuales el 89% son productos de un solo uso, como la bolsa localizada en la fosa de las Marianas, hogar de algunas de las formas de vida marina m√°s remotas, extra√Īas y desconocidas del oc√©ano.

En el 17% de las imágenes aparecen también organismos vivos. Materiales como el plástico, el metal, el caucho y el vidrio han invadido el fondo del mar e impactado de forma negativa en sus ecosistemas. Solo en las aguas profundas del Pacífico Norte (a profundidades de hasta 6000 metros) hay una densidad de plástico de entre 17 y 335 elementos por kilómetro cuadrado. Y se han detectado comunidades de organismos vivos asociados con estas piezas incluso en las emanaciones frías, un tipo bioma del lecho marino que alberga multitud de especies endémicas.

Los autores del estudio llaman a limitar la inmensa cantidad de pl√°sticos que llegan al mar, as√≠ como las emisiones de di√≥xido de carbono para combatir la acidificaci√≥n de los oc√©anos. ‚ÄúTodo lo que podamos hacer por el bien del medio ambiente tambi√©n ayudar√° a los ecosistemas del oc√©ano profundo y a las criaturas marinas de las profundidades‚ÄĚ, concluyen.

Advertisement

[Marine Policy vía National Geographic]