Si hay un Dios al que Mario reza en Super Mario 64 ese es probablemente Scott Buchanan, un tipo que ha dedicado casi 19 años en encontrar maneras creativas de completar el juego. La última es darles a los goombas un uso completamente diferente: crear una escalera en el cielo para conseguir una de las primeras estrellas del juego.

En realidad es una de las estrellas que aparecen antes en el juego y una de las más sencillas de conseguir, pero el objetivo de Buchanan consistía en atraparla sin realizar ningún salto. La explicación sobre cómo lo consigue es algo técnica pero básicamente tiene que ver en como Super Mario 64 y el (limitado) hardware de la Nintendo 64 maneja los objetos.

Básicamente, yen cualquier momento, Super Mario 64 maneja los objetos del juego con una mecánica conocida como “HOLP” (Held Object Last Position). El juego sigue la posición de un objeto que Mario sostiene y utiliza esa información para hacerlo “aparecer” en el lugar correcto una vez lo hace. Resulta que HOLP deja de funcionar cada vez que Mario coge un gorro con alas.

Jugando con una gorra con alas, una Bob-omb y el modo en el que el juego clona los objetos consigue, poco a poco, ir creando una escalera de Goombas. Cada vez que hace explotar la Bob-omb, se queda un hueco libre en la “memoria” del juego, Buchanan se acerca a un Goomba, lo clona y después lo coloca en el sitio adecuado. El proceso no es visible, porque el juego no lo identifica como tal, hasta que Mario lo suelta y el Goomba aparece mágicamente.

Advertisement

El vídeo, resumido en 12 minutos, tardó algo más de 55 horas en realizarse. ¿Complicado? Mucho, algunos de los cálculos, a mano, que Buchanan tuvo que hacer para calcular la trayectoria de la escalera de Goombas. Una locura.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)