Estados Unidos no se libró de la crísis económica. En el país hay muchos locales abandonados, pero este Wallmart en McAllen, Texas, ha tenido una maravillosa segunda oportunidad. Ahora es la biblioteca pública de una sola planta más grande de Estados Unidos.

De templo del consumo, a templo de la cultura. Cuando Wallmart cerró las puertas de su enorme centro comercial en McAllen, el ayuntamiento de esta pequeña ciudad de 130.000 habitantes se planteó hacer algo con el edificio. Finalmente los responsables del consistorio decdieron convertir el edificio en la Biblioteca pública McAllen, y encargaron el proyecto al estudio de arquitectos Meyer, Scherer & RockCastle.

El objetivo era transformar el edificio de 11.500 metros cuadrados (unos dos campos de fútbol) para crear un espacio flexible y con un coste lo más barato posible. Los arquitectos han obrado un pequeño gran milagro de diseño con poco más que una reforma de los acabados interiores (pintura, techos y suelos), un puñado de paredes de cristal y yeso, mobiliario y, eso sí, muchos libros. La nueva biblioteca tiene un área para niños insonorizada, cafetería, y una zona para albergar actividades culturales.

El proyecto ya ha ganado un premio de la Asociación Nacional de Diseño de Interiores y luce así de bien. A continuación tenéis una foto del antes, seguida de unas pocas que muestran cómo es ahora. [PSFK vía Web Urbanist]

Advertisement

Advertisement

Fotos: Lara Swimmer