Malos tiempos para el Templo de la Orden Jedi del Reino Unido. La comisi√≥n encargada de regular las organizaciones ben√©ficas en el pa√≠s acaba de negar a la orden el estatus de organizaci√≥n religiosa oficial. ¬ŅCu√°ntas veces hay que decirles a los Jedi que no est√°n exentos de pagar impuestos?

No es la primera vez que una autoproclamada iglesia jedi trata de obtener el estatus oficial de organización religiosa. En 2015 ocurrió lo mismo en Nueva Zelanda. Anthony Bremner, presidente de la Asociación de Caballeros Jedi de Nueva Zelanda, solicitó formalmente la misma exención de impuestos de la que disfrutan las organizaciones religiosas en el país. La administración neozelandesa le respondió que la Sociedad Jedi no promueve la mejora moral o espiritual, ni tiene la suficiente coherencia o estructura como para ser considerada una religión.

El movimiento del Templo de la Orden Jedi en Reino Unido es un calco del neozelandés, pero la respuesta ha sido la misma. La directora del departamento legal de la comisión benéfica del Reino Unido, Kenneth Dibble, explica que los supuestos preceptos de la orden son una amalgama de diferentes religiones y sistemas de creencias, que su membresía se limita casi por entero a Internet, y que carece de un cuerpo de dogma lo bastante estructurado como para considerarla religión.

La decisión ha sido recibida con quejas por parte de la Orden. Brenna Cavell, portavoz de la organización, se defiende explicando que su organización no es un club de fans de Star Wars ni un grupo de excéntricos que quieren llevar la etiqueta de caballeros jedi.

Advertisement

Tiene raz√≥n, m√°s que a grupo de fans de los sables de luz, su organizaci√≥n suena a colectivo que busca disfrutar de beneficios fiscales por la cara. Diga lo que diga la se√Īorita Cavell, las peticiones de este tipo suelen tener un trasfondo econ√≥mico, no religioso. Tanto en Nueva Zelanda como en Reino Unido, las organizaciones religiosas disfrutan de no pocos beneficios fiscales que son inaccesibles para el resto de la poblaci√≥n.

Uno de los raros casos en los una iglesia Jedi ha logrado camelar a la administración es en Beaumont, Texas, donde el Templo de la Orden Jedi ha logrado el estatus oficial de organización benéfica y disfruta de las correspondientes ventajas en el sistema fiscal estadounidense. [vía The Guardian]