¬ŅHas visto esa cita de Carl Sagan que circula por las redes sociales sobre un futuro oscuro en el que desaparecen los empleos de manufactura y las personas ya no distinguen entre la verdad y lo que quieren escuchar? Por una vez se trata de una cita aut√©ntica. Sagan lo llam√≥ ‚Äúun presagio de la √©poca de mis nietos‚ÄĚ.

El pasaje proviene de su libro El mundo y sus demonios: la ciencia como una luz en la oscuridad, que fue publicado por primera vez en 1995:

La ciencia es m√°s que un cuerpo de conocimiento, es una manera de pensar. Tengo un presagio de la √©poca de mis hijos o mis nietos, cuando Estados Unidos sea una econom√≠a de servicios e informaci√≥n; cuando casi todas las principales industrias manufactureras se hayan ido a otros pa√≠ses; cuando los incre√≠bles poderes tecnol√≥gicos est√©n en manos de muy pocos, y nadie que represente el inter√©s p√ļblico pueda si quiera comprender los problemas; cuando la gente haya perdido la capacidad de establecer sus propias agendas o cuestionar sabiamente a los que tienen autoridad; cuando, abrazados a nuestras bolas de cristal y consultando nerviosamente nuestros hor√≥scopos, con nuestras facultades cr√≠ticas en declive, incapaces de distinguir entre lo que se siente bien y lo que es verdad, nos deslicemos de vuelta, casi sin darnos cuenta, en la superstici√≥n y la oscuridad.

Advertisement

La cita es real y Carl Sagan fue uno de los mejores divulgadores científicos que han existido. Lo que no nos atrevemos a evaluar es la exactitud de estas predicciones. Como dice Matt Novak en Paleofuture, los presagios se asemejan a menudo a un test de Rorschach: interpretar su precisión dice mucho sobre cómo interpreta cada uno el presente y cuáles son sus esperanzas o temores sobre el futuro.

En este caso, Sagan continuaba el cap√≠tulo se√Īalando que el VHS m√°s popular del momento era el de la pel√≠cula Dos tontos muy tontos, y que Beavis y Butt-Head era una serie incre√≠blemente popular en la televisi√≥n. No se diferencia mucho de los que hoy se quejan de la popularidad de los videojuegos o del tiempo que pasan las nuevas generaciones en YouTube. Pero tambi√©n la ciencia se ha desarrollado exponencialmente en los √ļltimos veinte a√Īos y la tasa de analfabetismo en el mundo no ha parado de caer.