La mayor parte de centros educativos tratan de que sus alumnos no usen los móviles durante las clases mediante la simple prohibición, y los alumnos, por supuesto, ignoran las normas y siguen a lo suyo. En la Universidad de California están probando un nuevo enfoque. Se trata de una aplicación.

La app no está disponible aún en tiendas de aplicaciones. Se llama Pocket Points, y no se trata de un software para bloquear los móviles de los alumnos o forzarlos a que no los usen por las malas. Al contrario, son los propios estudiantes los que la instalan, la recomiendan, y la usan. ¿Cómo es posible?

Pocket Points es una aplicación que convierte el no uso del smartphone en un juego. El software comienza por detectar si el teléfono del alumno está en el colegio o universidad. El juego consiste en activar la aplicación al comienzo de la clase y tratar de no usar el móvil. La aplicación comienza a generar puntos al cabo de 20 minutos siempre y cuando no se desbloquee la pantalla. Cuanto más tiempo estemos sin desbloquear, más puntos genera.

Por sí solo, esto sería una tontería, pero los puntos tienen una utilidad: se pueden canjear por descuentos en comida o compras en las tiendas del Campus. Además, si logramos que otros alumnos se instalen la aplicación, ganamos más puntos. El software también aumenta las recompensas cuantas más personas usen la aplicación en una misma clase.

Advertisement

De momento, Pocket Points es solo un proyecto experimental que se está llevando a cabo en las universidades del estado de California, Chico, y Penn State, pero ya se ha descargado más de mil veces y los medios locales le conceden mucho futuro. Seguro que más de uno encontrará una manera de sacar puntos haciendo trampa, pero la idea de reforzar conductas positivas en las aulas en vez de castigar o prohibir siempre es buena. [Onward State vía Kotaku]

Foto: Syda Productions / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)