Computex, la mayor feria tecnol√≥gica de Asia y una de las mayores del mundo, cierra hoy oficialmente sus puertas. Gizmodo en Espa√Īol estuvo esta semana en Taip√©i (Taiw√°n) para contarte todas las novedades, pero hay algo que tal vez no conozcas: se trata del evento tecnol√≥gico m√°s machista del planeta. Miles de asistentes, el 95% hombres, abarrotan los stands para fotografiar al otro 5%: espectaculares mujeres-objeto liger√≠simas de ropa contratadas por las marcas para promocionarlas. No importan los gadgets, importa darse un atrac√≥n de pechos, piernas y curvas. ¬ŅDe veras es necesario? En el v√≠deo de arriba (y las fotos debajo) podr√°s darte un paseo por los surrealistas pasillos de Computex.

Advertisement

La feria es un microcosmos de parte de la cultura asi√°tica, todo mezclado: tabletas por 40 d√≥lares, port√°tiles espectaculares, copias por doquier, flores, m√ļsica, gritos y cientos de mujeres florero, todas con muy poca ropa. El resultado es desconcertante: caminas y te da la sensaci√≥n de deambular por una versi√≥n light del Barrio Rojo de √Āmsterdam en lugar de los pasillos enmoquetados de una feria tecnol√≥gica.

La pr√°ctica de promocionar las marcas y los stands con modelos ligeras de ropa no es nueva. Pero tanto en el CES de las Vegas como el Mobile World Congress de Barcelona, las otras dos grandes ferias mundiales, se ha ido abandonando por las continuas quejas de compa√Ī√≠as y asistentes. En Computex ocurre justo lo contrario.

Advertisement

Casi todas las marcas, sobre todo las menos conocidas, plantan una, dos o tres modelos en cueros a la puerta de su stand. Les tat√ļan el logo en los pechos, en las piernas o en ambos sitios a la vez y les piden que lancen besos y miradas calientes. Al otro lado, una marea de asistentes disparan fren√©ticos sus c√°maras. Otros las miran lentamente, de arriba abajo, con media sonrisa, como si estuvieran en plena noche de cabaret. M√°s all√° se oye la m√ļsica atronadora de un show con seis o siete bailarinas que entretienen con ropa ajustada y vaivenes de cadera a un ej√©rcito de espectadores excitados. Y claro, si es tu primera vez en Computex, miras at√≥nito el espect√°culo y compruebas el calendario para ver si realmente estamos en 2013 o 100 a√Īos atr√°s.

Hay pocas excepciones. Las grandes firmas, como Intel, Asus o Acer, son las m√°s comedidas. Utilizan modelos y azafatas, pero no las medio-desnudan para deleite de los paseantes. Microsoft es la √ļnica que se abstiene 100%: chicos y chicas, mitad y mitad, y todos bien trajeados y hablando de tecnolog√≠a. A eso ven√≠amos, ¬Ņno?

Advertisement

La cuesti√≥n es la que apunt√°bamos arriba: ¬Ņde veras sigue siendo necesario recurrir al machismo y a las mujeres-objeto para promocionar tecnolog√≠a? Las marcas y los organizadores de Computex deber√≠an hac√©rselo mirar. Vale, hay un componente cultural: en Asia estos montajes no est√°n tan mal vistos como en Occidente. Pero dej√©monos de excusas y choque de culturas: la triste realidad es que es denigrante para las mujeres. Curioso que el sector tecnol√≥gico sea tan innovador para unas cosas, y tan retrasado para otras.