Los números tienen una magia especial que los hace ser protagonistas de operaciones matemáticas a veces extrañas. También están detrás de importantes hechos históricos y marcan hallazgos científicos. Hoy comenzamos una nueva sección dedicada a los números. La lógica dice que deberíamos empezar por el uno, pero vamos a hacerlo por el 26.

Advertisement

El 26 es el único número que se encuentra entre un cuadrado perfecto (25 o 5x5) y un cubo perfecto (27 o 3x3x3). También es el número más pequeño que, sin ser palíndromo, tiene una potencia cuadrada que sí lo es (26 x 26= 626). Se da la circunstancia de que 26 es la suma de los números consecutivos 5 + 6 + 7 + 8.

Existen 26 letras en el alfabeto latino inglés, y 26 es el número atómico (número de protones por átomo) del hierro. Si separamos las cartas rojas de las negras en una baraja de póker encontraremos exactamente 26 de cada color.

De Proserpina a Rubik: la ciencia del 26

Advertisement

En 2007, el informático Gene Cooperman y su alumno Dan Kunkle demostraron que, por muy desordenado que esté un cubo de rubik, se puede resolver en un máximo de 26 movimientos. Hasta ahora nadie les ha discutido esa afirmación, aunque se ha llegado a resolver en menos.

Desde el punto de vista científico, el 26 no tiene tanta importancia como otros números. Es, por ejemplo, el número de dimensiones espacio temporales según la teoría de cuerdas bosónica. En el Sistema Solar, es el número que designa al asteroide Proserpina. Lo descubrió el astrónomo alemán Robert Luther en 1853, que lo nombró en honor de la diosa romana Proserpina, hija de Ceres y reina del inframundo. También hay 26 huesos en el pie, y 26 cantones en Suiza.

Mal numero, buen número

Advertisement

A lo largo de la historia, el 26 ha estado sujeto a no pocas supersticiones. Los soldados hititas lo consideraban de mal augurio para la batalla. Si el grupo de guerreros era de 26, llamaban a uno más o retiraban a otro del campo e batalla. Igualmente pensaban los egipcios, que miraban mal a este número porque el día 26 del mes Akit en el calendario egipcio es el día en el que el perverso dios Seth derrotó a su hermano Horus. Curiosamente, su mitad y factor, el 13, es el numero de mal augurio en muchas culturas actuales.

Para los hebreos, sin embargo, el 26 es importante porque es el Tetragrammaton, la suma de los valores de las letras Yod, Heh, Wau y Heh (10 + 5 + 6 + 5) que componen la palabra YHWH (Yehweh, el dios de Israel). Esta tradición proviene de la Gematría, el sistema numerológico de Asirios y Babilonios.

La ecuación del día del juicio final

Advertisement

Durante años, muchas series de televisión tenían exactamente 26 episodios porque así podían emitir uno cada semana durante medio año (Cada año tiene 52 semanas).

¿Qué nos depara el 26 en el futuro? Según el físico y experto en cibernética Heinz von Foerster, si la población humana crece al ritmo actual, el 13 de noviembre del año 2026 habrá llegado a infinito. A esta predicción se la conoce como la Ecuación del día del juicio final (Doomsday Equation).

El artículo de von Foerster llegó a publicarse en la revista Science de 1960, y no falta quien asegura que ese año tendrá lugar un descubrimiento importante, una singularidad que cambiará el futuro de toda la especie humana. Relacionar el campo de actividad de Foerster, la cibernética, con el advenimiento de algún tipo de inteligencia artificial es el pasatiempo favorito de muchos conspiranoicos. De momento, nos quedamos con las curiosidades del 26 que sí son ciertas. Os esperamos en una semana con otro número.

Advertisement

Ilustración de portada: Shutterstock

Click here to view this kinja-labs.com embed.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)