Lleg√≥ el d√≠a: 1 de julio. Hoy entra en vigor definitivamente en Espa√Īa la nueva Ley Org√°nica de seguridad ciudadana, conocida como ‚ÄúLey mordaza‚ÄĚ, y dos reformas del C√≥digo Penal que, en esencia, restringen mucho lo que podemos y no podemos hacer en Internet. Esto es lo que necesitas saber.

Advertisement

Tanto la Ley mordaza como las reformas del C√≥digo Penal se aprobaron hace unas semanas en el Senado espa√Īol, paso previo a su entrada en vigor definitiva el 1 de julio. Juristas, catedr√°ticos, periodistas, pol√≠ticos, plataformas de ciberactivismo... todos han calificado sin excepci√≥n las nuevas normativas como el mayor atentado a la libertad de expresi√≥n en Espa√Īa durante los √ļltimos a√Īos. ¬ŅLo es? S√≠. Y por un motivo fundamental: Internet es hoy en d√≠a el principal medio a trav√©s del cual nos informamos y comunicamos. Y las nuevas leyes van justo encaminadas a controlar y recortar nuestras libertades en Internet.

Esto es lo que, a partir de este miércoles, ya no vas a poder hacer online (si no quieres arriesgarte a multas de entre 100 y 600.000 euros, dependiendo de la gravedad de la infracción, y hasta penas de cárcel en caso de ser considerado delito):

Consultar webs de contenidos delictivos

‚ÄúAcceder de manera habitual‚ÄĚ a p√°ginas web que realicen divulgaci√≥n o apolog√≠a del terrorismo supondr√° un delito seg√ļn el art√≠culo 575.2 del nuevo c√≥digo penal tras la reforma en materia de delitos por terrorismo. Literalmente (√©nfasis en negrita a√Īadido):

Se entender√° que comete este delito quien, con tal finalidad, acceda de manera habitual a uno o varios servicios de comunicaci√≥n accesibles al p√ļblico en l√≠nea o contenidos accesibles a trav√©s de internet o de un servicio de comunicaciones electr√≥nicas cuyos contenidos est√©n dirigidos o resulten id√≥neos para incitar a la incorporaci√≥n a una organizaci√≥n o grupo terrorista, o a colaborar con cualquiera de ellos o en sus fines. Los hechos se entender√°n cometidos en Espa√Īa cuando se acceda a los contenidos desde el territorio espa√Īol.

Advertisement

La redacci√≥n del art√≠culo es tan ambigua que no solo condena la difusi√≥n de contenidos delictivos sino el simple acceso a los mismos. Solo visitar una p√°gina web de este tipo de forma habitual podr√≠a estar penado con entre 1 y 5 a√Īos de c√°rcel.

‚ÄúAlterar gravemente la paz p√ļblica‚ÄĚ a trav√©s de Internet

Advertisement

Foto: AP

Otro ejemplo de redacci√≥n ambigua del nuevo C√≥digo Penal est√° en los delitos inform√°ticos que ahora pasan a considerarse tambi√©n terrorismo. Seg√ļn el art√≠culo 573, cuando los delitos inform√°ticos (tipificados en los art√≠culos 197 bis y 197 ter y 264 a 264 quater) tengan como objetivo ‚Äúsubvertir el orden constitucional, o suprimir o desestabilizar gravemente el funcionamiento de las instituciones pol√≠ticas, alterar gravemente la paz p√ļblica, desestabilizar gravemente el funcionamiento de una organizaci√≥n internacional o provocar un estado de terror en la poblaci√≥n o en una parte de ella‚ÄĚ, ser√°n considerados tambi√©n actos de terrorismo.

¬ŅQu√© considera la ley que es ‚Äúalterar gravemente la paz p√ļblica‚ÄĚ? ¬ŅLo es, por ejemplo, realizar una filtraci√≥n de informaci√≥n confidencial como la que hizo Edward Snowen? Seg√ļn el art√≠culo 197 bis, quien ‚Äúpor cualquier medio o procedimiento y vulnerando las medidas de seguridad establecidas para impedirlo, acceda sin autorizaci√≥n a datos o programas inform√°ticos contenidos en un sistema inform√°tico‚ÄĚ, estar√° cometiendo un delito inform√°tico y, por tanto, un acto de terrorismo.

Advertisement

Organizar protestas online

Como se√Īala la Plataforma en Defensa de la Libertad de Informaci√≥n (PDLI), formada por medios, profesionales y organismos que se oponen a la Ley Mordaza y la reforma del C√≥digo Penal, organizar protestas online y en redes sociales pasar√° a considerarse delito.

Los art√≠culos 578 y 579 castigan con penas de terrorismo la difusi√≥n de mensajes por Internet que puedan ser considerados ‚Äúenaltecimiento o la justificaci√≥n p√ļblicos‚ÄĚ de los nuevos delitos o ‚Äúla difusi√≥n de consignas‚ÄĚ que puedan incitar a otros a cometerlos.

Advertisement

Adem√°s, el art√≠culo 30 de la Ley de seguridad ciudadana tambi√©n deja claro que ‚Äúse considerar√°n organizadores o promotores [de las protestas] quienes por publicaciones o declaraciones de convocatoria de las mismas, por las manifestaciones orales o escritas que en ellas se difundan [...], pueda determinarse razonablemente que son directores de aquellas.‚ÄĚ Traducido: organizar convocatorias de protestas y manifestaciones a trav√©s de Internet y redes sociales puede ser considerado delito.

Ojo con lo que fotografías y publicas en Internet

Es otro de los puntos m√°s ambiguos y pol√©micos de la nueva Ley de seguridad ciudadana o Ley mordaza: publicar en Internet fotos que hagamos de polic√≠as puede considerarse delito si estas suponen un ‚Äúpeligro para su seguridad personal o familiar‚ÄĚ. Literalmente, en el art√≠culo 36.26:

El uso no autorizado de imágenes o datos personales o profesionales de autoridades o miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que pueda poner en peligro la seguridad personal o familiar de los agentes, de las instalaciones protegidas o en riesgo el éxito de una operación, con respeto al derecho fundamental a la información.

Advertisement

La duda est√° por supuesto en ese ‚Äúpeligro para su seguridad personal o familiar‚ÄĚ. ¬ŅC√≥mo va a medir exactamente la ley y los juristas ese ‚Äúpeligro‚ÄĚ? Nuevamente, no queda definido. Resultado: se coarta la libertad de expresi√≥n.

Cerco (a√ļn mayor) a las p√°ginas de enlaces, o a ayudar a crearlas

Advertisement

Foto: Pavel Ignatov / Shutterstock

El nuevo C√≥digo Penal se ha reformado en dos art√≠culos clave, el 270 y 271 que, junto a la Ley de Propiedad Intelectual, pretende cercar a√ļn m√°s la pirater√≠a, con penas de hasta 4 a√Īos de c√°rcel. La novedad es que no solo los responsables de p√°ginas webs de enlaces se someten a mayores penas, tambi√©n las compa√Ī√≠as de servicios que ayuden a crearlas. Seg√ļn el art√≠culo 270:

Ser√° castigado con la pena de prisi√≥n de seis meses a cuatro a√Īos y multa de doce a veinticuatro meses el que, con √°nimo de obtener un beneficio econ√≥mico directo o indirecto y en perjuicio de tercero, reproduzca, plagie, distribuya, comunique p√ļblicamente o de cualquier otro modo explote econ√≥micamente, en todo o en parte, una obra o prestaci√≥n literaria, art√≠stica o cient√≠fica, o su transformaci√≥n, interpretaci√≥n o ejecuci√≥n art√≠stica fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a trav√©s de cualquier medio, sin la autorizaci√≥n de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios.

Advertisement

El art√≠culo 271 queda reformado como una ampliaci√≥n del anterior para a√Īadir ‚Äú la prestaci√≥n de servicios de la sociedad de la informaci√≥n‚ÄĚ relacionados con las p√°ginas de enlaces. Por ejemplo: compa√Ī√≠as de alojamiento.

El problema es el de siempre y el que ya vimos con la Ley de Propiedad Intelectual: intentar ahogar las p√°ginas de enlaces, algo que es pr√°cticamente imposible dado el propio funcionamiento de Internet, acaba generando inseguridad jur√≠dica a cientos de peque√Īas empresas que no tienen nada que ver con la pirater√≠a.

Puedes consultar los textos completos de las nuevas leyes aquí, con sus enmiendas definitivas:

Advertisement

Foto portada: alexskopje/Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)