Te habr√° pasado m√°s de una vez: alg√ļn pensamiento o idea llevaba atascado en tu cabeza durante un tiempo y de repente, mientras te duchas... ¬°Eureka!. De hecho, esa misma expresi√≥n se le atribuye a Arqu√≠medes al descubrir, mientras se estaba ba√Īando, que el volumen de agua ascendido era igual al volumen del cuerpo sumergido. Gracias a ello pudo medir el volumen de los cuerpos sin importar su forma y averiguar que la corona del Rey Hier√≥n II no estaba hecha 100% de oro. Yo mismo, en un impecable momento Yo Dawg, he tenido la idea para escribir este post e investigar acerca del fen√≥meno mientras estaba en la ducha.

Pero ¬Ņpor qu√© ocurre?. Si bien los cient√≠ficos y psic√≥logos todav√≠a no se han puesto del todo de acuerdo acerca de los motivos detr√°s del fen√≥meno, s√≠ que hay algunos patrones en com√ļn que sirven de explicaci√≥n. Para empezar, tiene que ver con el estado de relajaci√≥n y bienestar general que ocurre cuando estamos debajo del chorro. En ese estado, y en la mayor√≠a de las ocasiones, en lugar de concentrarnos compulsivamente con ciertos pensamientos (como ocurre normalmente, aunque ni siquiera nos demos cuenta) nuestra consciencia entra en algo parecido a un "Network Default Mode" y las ondas alfa empiezan a inundar el cerebro. Las ondas alfa se originan en el l√≥bulo occipital y son las asociadas a periodos de relajaci√≥n y sue√Īo, o simplemente a tener los ojos cerrados.

Advertisement

En ese estado, diferentes zonas del cerebro empiezan a conectarse, dando lugar a asociaciones aleatorias que muchas veces terminan en una buena idea, otras en ideas radicalmente absurdas (para mí, las mejores) y en otras que a ese problema atascado al que llevábamos un buen tiempo dando vueltas de repente le encontremos una solución. Es decir, y esto es aplicable aunque no estemos en la ducha, la mayoría de las veces la mejor manera de resolver un problema es dejar de pensar compulsivamente en ese problema. Por eso, entre otros motivos, la sabiduría popular aconseja en estos casos dar un paseo, realizar alguna actividad que nos relaje o, simplemente, consultarlo con la almohada.

Curiosamente, la explicaci√≥n detr√°s de consultar algo con la almohada tiene unas bases muy parecidas a lo que ocurre en la ducha, pero con algunos matices. En esos momentos previos a entrar en el sue√Īo, y a menos que estemos extraordinariamente cansados, el estado cerebral se asemeja mucho al de la ducha: cerramos los ojos, las ondas alfa inundan el cerebro (esto es fisiol√≥gico, ocurre simplemente cuando bajamos los p√°rpados) y eliminamos de nuestra consciencia la mayor√≠a de distracciones normales, que suelen entrar por la visi√≥n. C√≥mo no est√°, t√©cnicamente, muy relajado (o al menos no tanto como en la ducha) y sin est√≠mulos adicionales el cerebro tiende a divagar y a realizar, en muchas ocasiones, las mismas conexiones aleatorias.

Advertisement

La principal diferencia entre un caso y otro, sin embargo, tiene más que ver con el bienestar asociado al primero. Y es además el segundo motivo que los científicos aducen a los motivos detrás de las buenas ideas en la ducha: la dopamina. La dopamina empieza a correr por el torrente sanguíneo, nos sentimos mejor, más relajados, y eso provoca la liberación de endorfinas y el consiguiente bloqueo de los receptores opiáceos. Un proceso similar ocurre cuando hacemos deporte, que es también otra fuente de creatividad y de buenas ideas.

Dicho de otro modo, y en resumen, parece que la clave es esa combinación entre estar distraídos (Una ducha, hacer running, conducir...) unido al bienestar y las consiguientes dopaminas las que parecen andar detrás de que de vez en cuando, y mientras cae el agua, gritemos "¡Eureka!".

Advertisement

Imagen: Steigele/Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)