El LHC está de vuelta funcionando a toda potencia, y ronronea de gusto. Después de colisionar protones a una energía histórica, 13 TeV (casi el doble de las colisiones originales, 8 TeV), el CERN avisa que han comenzado a llegar las señales procedentes de los haces de protones resultantes.

Advertisement

Los haces están compuestos de grupos de protones moviéndose en círculos a velocidades cercanas a las de la luz por los 27 kilómetros cuadrados del LHC. Estos haces circulan en direcciones opuestas de modo que, usando gigantescos imanes superconductores, los científicos pueden hacer que colisiones entre sí.

Ahora mismo hay 6 haces (tres y tres), en el LCH, pero durante los próximos meses ese número se irá incrementando hasta los 2808 que darán lugar hasta mil millones colisiones de protones por segundo. Dicho de otro modo, la temporada 2 del LCH acaba de comenzar y lo que podemos encontrar es tan intrigador como fascinante. En 2012, y como colofón a esa temporada uno, el CERN pudo demostrar la existencia del bosón de Higgs.

Advertisement

Los físicos advierten que un nuevo gran descubrimiento similar a Higgs es posible, pero no probable. Antes, con estos experimentos continuaremos reafirmando y explorando el actual modelo estándar de la física (responsable en parte de la materia oscura) para medirlo de manera más precisa. Se prevé que el LHC continúe en funcionamiento hasta el año 2035, así que quedan choques para rato

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)