Las medusas o aguasmalas son un problema que nosotros mismos hemos agravado. La pesca intensiva está acabando con los peces en muchas zonas. Sin sus depredadores naturales, estos animales marinos se están reproduciendo sin control. El aumento de sus poblaciones es un problema para bañistas, para instalaciones submarinas, y para el propio ecosistema marino.

Aquí es donde entra JEROS, el primer robot submarino autónomo programado para exterminar medusas. Este asesino mecánico ha sido creado por el profesor Hyun Myung, del Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología de Corea del Sur (KAIST, por sus siglas en inglés).

JEROS (siglas de Enjambre de robots eliminadores de medusas) es completamente autónomo. El robot utiliza cámaras para detectar la característica forma flotante de las medusas. Una vez detecta un grupo, JEROS llama a sus amigos. Este terminator del mar no trabaja sólo. Una vez reunidos, el robot que ha detectado la colonia de medusas dirige al resto del grupo mediante una conexión Zigbee con coordenadas GPS, y barren la zona en formación.

El método de eliminación también es diabólicamente simple. Un embudo formado por cables dirige a las medusas hacia el centro del robot, donde la propia hélice que sirve de propulsor al vehículo las reduce a pulpa.

¡Y vaya si son efectivos! En zonas densamente pobladas por estos invertebrados, tres JEROS navegando a poco más de 6 Km/h son capaces de exterminar 900 kilos de medusas de tamaño medio (unos 6.000 individuos) cada hora. El método es sólo válido para eliminar las medusas debido a qué estos animales no tienen un sistema motor que les permita zafarse de los robots. Otros peces simplemente escapan entre los cables o huyen a más velocidad. [KAIST vía Spectrum IEEE vía Treehugger]