Si nos atenemos a la información oficial, iOS 8 puede descargarse en terminales que se remontan hasta el venerable iPhone 4S. Sin embargo, la realidad es que actualizar a iOS 8 en el 4S supone hacer ciertos sacrificios en el rendimiento que es mejor saber antes de dar el "si quiero" al nuevo sistema operativo.

En Ars Technica explican (ellos lo han descubierto por las malas) que iOS 8 es demasiado pesado para el procesador del iPhone 4S. Por establecer una referencia, el 4S tiene aproximadamente una cuarta parte de la potencia de un 5S. Después de cambiar a iOS 8, las aplicaciones tardan más en abrir, con incrementos en el tiempo de carga de hasta un 50% sobre la misma app en iOS7. En términos reales, el retraso puede ser de en torno a un segundo. No es mucho, pero los entusiastas de la rapidez lo notaréis.

En las primeras pruebas, también se aprecian fotogramas que se pierden o se atascan en las transiciones animadas de la interfaz. No se produce un retraso real en el proceso, pero el fallo empeora un poco la experiencia de uso.

Otro problema es que algunas de las funciones de iOS 8 ocupan más espacio en pantalla. Eso no es problema en las diagonales de 4 pulgadas en adelante, pero la pequeña pantalla de 3,5 pulgadas del iPhone 4S se empieza a quedar corta de espacio. Esto queda especialmente patente en funciones como el sistema de texto predictivo del teclado en iOS 8, que come mucha altura de pantalla.

Funciones que no se pueden aprovechar

Aunque hay muchas características de iOS 8 que son aprovechables en el 4S, muchas otras ya quedan fuera de las capacidades del antiguo terminal. El iPhone 4S no tiene soporte para AirDrop, Touch ID, Handoff o soporte OpenGL 3.0. Tampoco es compatible con la nueva API Metal Graphics, ni con aplicaciones optimizadas para 64-bits o que hacen uso de los chips de la serie M para medir la actividad.

Advertisement

En resumidas cuentas, iOS 8 sí que se puede instalar en los iPhone 4S, pero hacerlo implica renunciar a algunas cosas y, lo que es peor, sacrificar un poco de rendimiento. No va a destruir el teléfono ni mucho menos, pero conviene valorar nuestras opciones antes de actualizar. Es posible que Apple pula estos problemas del 4S en próximas actualizaciones, y esperar un poco nunca ha hecho daño a nadie. [vía Ars Technica]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)