A falta de apenas una semana para el mayor evento de desarrolladores de Apple, todo el mundo habla de diseño plano y de decir adiós al skeumorfismo. Pero el aspecto externo que vaya a adoptar el nuevo sistema operativo en realidad es lo de menos.

Advertisement

Apple debería plantearse un buen puñado de cambios internos para IOS que empiezan a ser necesarios si aspira a competir en la liga de los grandes. Estos son, a nuestro juicio, algunos de esos cambios.

Dar opciones al usuario avanzado

Advertisement

Apple siempre ha tenido como bandera el ‘menos es más’. Aplicado a una interfaz, esto significa que la compañía hace todo lo posible por que las funciones de iOS sean lo más sencillas posibles para que cualquiera pueda manejarse de forma intuitiva.

Esta vocación por la facilidad de uso tiene que actualizarse. Estamos en 2013 y hasta los consumidores que menos pilotan en esto de manejarse con dispositivos ya saben bastantes trucos. Hacer la interfaz tan simple y sin opciones va en perjuicio de los usuarios más avanzados que demandan poder configurar más en profundidad sus dispositivos. No se trata de llenar iOS de menús. Se trata de que si un usuario avanzado quiere definir a fondo como se comporta el software, tenga la oportunidad de hacerlo.

Mejorar el teclado

Advertisement

El teclado de iOS debe mejorarse cuanto antes. Tan sólo añadir una forma de mover el cursor con más facilidad entre las letras sería ya algo fabuloso.

Si mover el cursor hacia un determinado punto puede ser ya toda una aventura, lo mismo ocurre con la falta de opciones de configuración, el autocorrector que el demonio se lleve, y la posibilidad de escribir de otras maneras. Android o Blackberry ya tienen opciones mucho mejores en este sentido. Toca renovar.

Gestión de archivos

Advertisement

Soy usuario de OSX desde antes de que fuera OSX y de iOS desde el primer iPhone y, aún así, todavía hay momentos en los que la manera de gestionar archivos de Apple me saca profundamente de quicio. Si la compañía quiere renovar de verdad iOS debería empezar por permitir un acceso libre y transparente a qué archivos guardamos y, sobre todo donde están y en qué formato.

En ese orden de cosas, iOs también tiene que cambiar la manera de compartir archivos, y permitir que las aplicaciones puedan intercambiar texto o imágenes entre ellas con mayor libertad.

Controlar las actualizaciones

Actualizar una aplicación es algo en lo que el usuario no debería perder el tiempo. A poco que tengamos aplicaciones instaladas en iOS, raro será el día que no tengamos el condenado globo rojo diciéndonos que hay alguna novedad. Mejorar la gestión de las actualizaciones supone, por un lado, evitar trabajo al usuario sin que este tenga la sensación de que el terminal hace cosas a sus espaldas.

Advertisement

Por otro, quizá hay que empezar a quitar a los desarrolladores la costumbre de generar nuevas actualizaciones de sus aplicaciones cada dos por tres, porque uno ya tiene la sensación de que a veces lanzan una nueva versión sólo para llamar la atención.

Una cosa es solventar un bug, otra es introducir cambios importantes y otra muy distinta es estar todo el día molestando al usuario. No estoy muy seguro de como gestionar este problema. Probablemente exista un equilibrio entre permitir al usuario ajustar el ritmo de las aplicaciones, y establecer diferentes permisos de actualización para evitar el abuso por parte de los desarrolladores.

Aprovechar los sensores

Advertisement

Los smartphones de hoy en día ya no son sólo una pantalla táctil. La cámara, el acelerómetro, las conexiones, el micrófono... Aún sin entrar a experimentar con métodos que son más un incordio que un avance, hay todo un mundo de posibilidades ahí fuera que Apple debería explorar para hacer de su nuevo interfaz algo verdaderamente evolucionado.

Respetar el pasado

Advertisement

Este es probablemente el punto más complicado. Durante años, iOS ha sido el mejor sistema operativo para móviles, y el que ha marcado lo que estaba bien y mal en este sector. En ese sentido iOS 6 tiene muchas cosas muy buenas. No se trata de tirar un diseño a la basura y empezar de cero, sino de reconocer que hay funciones que simplemente no funcionan.

En cuanto al diseño plano. No creo que Apple abandone por completo el skeumorfismo ni que iOS7 sea todo colores planos, esquinas sin redondear y eliminación de sombras y degradados. Más bien queremos pensar que es una forma de hacer que el nuevo interfaz sea limpio y claro, que aproveche el espacio y permita hacer cosas en el menor tiempo posible. La respuesta final la tendremos la semana que viene.

Fotos: Conceptos de iOS por Brent Casswell