Mucho se ha hablado del polémico sistema que utiliza WhatsApp para hacer funcionar WhatsApp Web. Implica, entre otras cosas, que no llegará a los usuarios de iOS en un futuro cercano. Implica también que su rendimiento es de todo menos óptimo. La imagen de arriba explica por qué.

De manera sencilla: el meollo del asunto radica en la insistencia de WhatsApp como compa√Ī√≠a en no almacenar en sus servidores los mensajes de sus usuarios. Eso implica que s√≥lo se alojan en dos sitios: el m√≥vil de la persona que env√≠a y el m√≥vil de la persona que lo recibe. Cuando abrimos WhatsApp Web en el fondo lo √ļnico que hacemos es recuperarlos, extraerlos, directamente desde el tel√©fono. Por eso no funciona si este est√° apagado, o si no tiene cobertura. Una peque√Īa chapuza (o grande, seg√ļn se mire).

El lado positivo de esto es un aumento drástico de la privacidad, ni siquiera un gobierno o la NSA puede pedirle a WhatsApp que entregue conversaciones privadas, básicamente porque nos las tiene. Pero como contrapartida, supone también que cuando se trata dar el salto más allá de los móviles va a ser increíblemente complicado, si no imposible.

Advertisement

Por hacer una analog√≠a, WhatsApp act√ļa como un simple cartero. Coge el mensaje del emisor y lo entrega al destinatario. Nada m√°s. Solo distribuye. Despu√©s de eso su labor est√° hecha. Es lo que imposibilita, por ejemplo, hacer un cliente propiamente dicho en PC, no hay ning√ļn servidor donde esos mensajes est√©n almacenados y puedan recuperarse. Es s√≠ lo hace, por ejemplo, Telegram, o Facebook Messenger. Y tanto Telegram (especialmente) como otras alternativas son seguras pese a almacenar esos mensajes. Dicho de otro modo: almacenar los mensajes no tiene por qu√© ser, necesariamente, un peligro para la privacidad.

Lo irónico del asunto es que el sistema, en sí, no es malo. Es equivalente a decir que un el sistema de correo físico tradicional es malo. No lo es, y tiene sus puntos a favor. Pero obviamente es mucho más práctico, inmediato y fiable el email. Algo parecido ocurre aquí y la elección del mismo, por muy bondadoso que sea en temas de seguridad probablemente se acabará convirtiendo en una soga que irá estrangulando, lentamente, a WhatsApp.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)