Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Rusia dice que una falla de software provocó que el nuevo módulo de la ISS activara accidentalmente los propulsores

El inesperado impulso del motor hizo que la estación espacial estuviera fuera de posición temporalmente

By
We may earn a commission from links on this page.
El módulo Nauka (izquierda) acoplado a la EEI, con una nave espacial Soyuz (derecha) cerca.
El módulo Nauka (izquierda) acoplado a la EEI, con una nave espacial Soyuz (derecha) cerca.
Imagen: Roscosmos.

Los cosmonautas rusos a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI o ISS) continúan resolviendo un problema que hizo que el módulo Nauka recién llegado activara inesperadamente sus propulsores después de acoplarse al puesto de avanzada orbital.

La situación ahora parece estar bajo control, pero el jueves 29 de julio, durante un total de 47 minutos, la situación fue tensa e incluso un poco aterradora.

Alrededor de las 12:34 p.m. (horario EDT), unas 3 horas después de atracar en la EEI, el recién llegado Módulo de Laboratorio Multipropósito (MLM), o Nauka, comenzó a disparar sus propulsores. Como resultado de esta propulsión inesperada, la estación perdió su control de actitud, lo que hizo que se desviara a una velocidad de alrededor de medio grado por segundo, como explicó el gerente del programa de la EEI, Joel Montalbano, en una conferencia de prensa de la NASA celebrada después del acontecimiento. En total, el impulso sorpresa provocó que la estación espacial se desplazara unos 45 grados.

Advertisement

Los controladores de vuelo rusos reaccionaron apagando los propulsores de Nauka. Los propulsores del módulo Zvezda y una nave de carga Progress atracada llevaron a la estación espacial a su posición normal. El control de actitud se recuperó a la 1:29 p.m. EDT, según la NASA.

Advertisement

“Actualmente, la estación está en su orientación normal, todos los sistemas de módulos de laboratorio de la EEI y multipropósito están funcionando normalmente”, explicó Vladimir Solovyov, director de vuelo del segmento ruso de la estación espacial, en un comunicado de la agencia Roscosmos. “Se creó una interfaz de comando y alimentación interna confiable, así como una interfaz de fuente de alimentación que conectaba el módulo a la estación”.

La NASA dijo que la tripulación de la Expedición 65 de la EEI nunca estuvo en peligro y no hay informes de daños. Montalbano dijo que “no estaba demasiado preocupado” por el incidente y dijo que los controladores de la misión están completamente capacitados para situaciones como esta. Una repetición ya no es posible, agregó, diciendo que los propulsores de Nauka fueron “inhibidos” por los controladores rusos.

Advertisement

“Este es uno de los incidentes más serios en los 24 años de historia de la EEI”, escribió Jonathan McDowell, astrofísico del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica, en un correo electrónico a Gizmodo. “La pérdida del control de actitud, en principio, corre el riesgo de romper el complejo”.

McDowell señaló un incidente de 2016 en el que el satélite japonés Hitomi, después de experimentar problemas con su sistema de control de actitud, entró en un giro incontrolable, provocando su ruptura. La situación en la EEI “no era tan extrema”, dijo, y la estación espacial “probablemente” no estuvo cerca de experimentar fallas estructurales, escribió McDowell, “pero nadie quisiera que una estación de 400 toneladas con piezas grandes y flexibles como paneles solares pase por una situación mas extrema”.

Advertisement

McDowell dijo que está preocupado por la condición de algunos experimentos exteriores conectados solo con ataduras de cableado. La “lucha” entre Nauka y los otros módulos por el control, en la que se activaron varios conjuntos de propulsores, podría haber creado “oscilaciones en partes flexibles de la estructura, especialmente radiadores y paneles solares”, en los que las tolerancias de diseño podrían haber sido superadas, escribió.

Solovyov dijo que un “fallo de software a corto plazo” fue el culpable del percance, en el que “se implementó por error un comando directo para encender los motores del módulo para la retirada, lo que llevó a alguna modificación de la orientación del complejo en su conjunto”.

Advertisement

Como resultado de esta activación involuntaria de los propulsores, la NASA pospuso el lanzamiento programado para este viernes 30 de julio de un vehículo comercial de tripulación Boeing CST-100 Starliner sin tripulación. La segunda prueba de este vehículo está programada para el 3 de agosto a la 1:20 p.m. EDT. El aplazamiento “permite que el equipo de la Estación Espacial Internacional tenga tiempo para continuar trabajando en las comprobaciones del módulo Nauka de Roscosmos recién llegado y para garantizar que la estación esté lista para la llegada de Starliner”, según un comunicado de la NASA. Por supuesto, enviar una nave espacial de prueba a la EEI mientras la tripulación continúa resolviendo una situación grave no habría tenido mucho sentido.

Los especialistas de la misión ahora están tratando de determinar cuánto propelente perdió la EEI como resultado de que la tripulación tuvo que recuperar el control de actitud. Montalbano dijo que el procedimiento no agotó las reservas de combustible de la estación, pero que era “obviamente un gasto mayor de propelente de lo que querríamos, pero nada que me preocupe”.

Advertisement

Los cosmonautas rusos ahora están ejecutando una serie de procedimientos para garantizar la “seguridad incondicional” de la estación espacial y su tripulación, específicamente tareas que tienen que ver con el sistema de propulsión del módulo Nauka, según un comunicado de Roscosmos. Una vez hecho esto, la tripulación abrirá las escotillas, primero el módulo de servicio Zvezda y después el nuevo módulo ruso. Los cosmonautas “abrirán las escotillas, entrarán en el módulo, encenderán los medios necesarios para purificar la atmósfera y comenzarán el trabajo normal y estándar”, dijo Solovyov. También tendrán que equilibrar la presión en el módulo Nauka, lo que llevará algún tiempo, ya que el volumen total del módulo abarca 70 metros cúbicos).

El módulo Nauka se lanzó desde el cosmódromo de Baikonur el 21 de julio, pero la combustión inicial del propulsor falló, lo que obligó a los controladores de vuelo a utilizar motores de respaldo. Las preocupaciones sobre una antena defectuosa y un puerto de acoplamiento complicaron aún más las cosas, pero el módulo se acopló “nominalmente” con la Estación espacial internacional el 29 de julio a las 9:29 a.m.EDT.

Advertisement

El nuevo módulo proporcionará espacio adicional para realizar experimentos, almacenar carga y acomodar nuevos equipos de regeneración de agua y oxígeno. Nauka cuenta con un segundo baño para la tripulación rusa y una habitación adicional para un tercer miembro de la tripulación rusa. El módulo también entregó una nueva esclusa de aire y el nuevo brazo robótico europeo (ERA), que será el primer brazo robótico en dar servicio al segmento ruso.