El mismo sol que nos da luz y calor podría provocar un caos de dimensiones planetarias si 'estornuda' en la dirección equivocada. Científicos de la Sociedad Geológica Británica han comenzado un proyecto centrado en averiguar cómo proteger las redes eléctricas de La Tierra en caso de una supertormenta solar.

Las tormentas solares son eyecciones de masa coronal habituales en la superficie solar. Estas erupciones env√≠an un chorro de part√≠culas electromagn√©ticas. En los casos en los que la erupci√≥n alcanza a la Tierra, las tormentas solares generan hermosas auroras boreales. Sin embargo, si la tormenta es muy potente, las part√≠culas pueden interferir las telecomunicaciones y, en casos extremos, incluso da√Īar las redes el√©ctricas. En 1859, una supertormenta solar conocida como Evento Carrington quem√≥ los sistemas de telegraf√≠a de varios estados norteamericanos. M√°s recientemente, en 1989, un evento mucho menos potente dej√≥ sin luz a seis millones de personas en Quebec durante 12 horas.

La corteza terrestre tiene cierta carga el√©ctrica inofensiva. Cuando las tormentas solares alcanzan la tierra, afectan al campo magn√©tico del planeta, incrementando esa carga el√©ctrica. El pico de tensi√≥n depende mucho del tipo de terreno y del agua que almacena pero, si la corriente sube lo suficiente, puede llegar a da√Īar instalaciones el√©ctricas como ocurri√≥ en Quebec, donde dej√≥ fuera de combate un transformador de la red primaria.

El primer trabajo en este sentido es averiguar cómo afectan exactamente las tormentas solares al campo eléctrico. Para ello, lo que han hecho los científicos de la Sociedad Geológica es construir tres estaciones con sensores subterráneos que miden los cambios en la corriente eléctrica. Enterrados a un metro de profundidad y separados cien metros entre sí, estos grupos de electrodos medirán los cambios en las corrientes del suelo a fin de determinar cuál es la mejor manera de proteger nuestras redes eléctricas en el futuro. [Space]

Advertisement

Foto: British Geological Survey©NERC