Hace casi 3 a√Īos, el que por aquel entonces era CEO de Opera, Jon von Tetzchner, abandon√≥ la compa√Ī√≠a para embarcarse en otros proyectos. El resultado es Vivaldi, un navegador que viene con una promesa muy sencilla: hacerle la vida m√°s f√°cil a los power users cuando navegan por Internet.

Advertisement

Est√° basado en Blink, el motor que Google utiliza en Chrome desde que se apart√≥ de WebKit, y tiene algunas funciones muy interesantes. De momento es s√≥lo una preview, una declaraci√≥n de intenciones, de lo que ser√° alg√ļn d√≠a el navegador.

Para empezar toda la apariencia cambia seg√ļn el color de la p√°gina que estemos visitando. Nada especialmente √ļtil pero un toque visualmente muy agradable y que da contexto. Aparte, incluye una funci√≥n llamada stacked tabs que recuerda un poco a la que Apple introdujo con versi√≥n de Safari para Yosemite s√≥lo que implementado de una manera m√°s inteligente. B√°sicamente lo que hace es agrupar las pesta√Īas que pertenecen a un mismo dominio en una sola, evitando en cierto sentido el t√≠pico caos que se forma cuando tenemos decenas abiertas. Tambi√©n permite crear stacks personalizados, s√≥lo hay que arrastrar una pesta√Īa encima de otra.

Advertisement

Por lo dem√°s, y puesto que es una preview t√©cnica, Vivaldi no tiene mucho mas. Es interesante, y c√≥moda, la disposici√≥n que tiene el men√ļ de marcadores. Desde ese mismo men√ļ tambi√©n podemos acceder a nuestros contactos y, m√°s interesante, a una funci√≥n espec√≠fica para tomar notas y subrayar ciertas partes de la web. Aunque a√ļn no est√° operativo, parece que tendr√° tambi√©n un peque√Īo cliente de correo integrado.

Vivaldi puede descargarse ya desde su web y jugar con un poco con √©l. Creo que a√ļn est√° demasiado verde como para utilizarlo de navegador principal pero merece la pena utilizarlo y ver como un campo tan aparentemente explorado como el de los navegadores todav√≠a tiene mucho margen de mejora.