2014 ha sido un año... peculiar, por decirlo de algún modo, dentro de la historia de los videojuegos. Un año donde los indies han dejado claro de una vez por todas que están aquí para quedarse y que pueden competir en calidad, sin titubeos, con los gigantes de la industria. Fue el año de la venta de Minecraft a Microsoft.

Pero también fue el año donde los 3 juegos con mejor nota en Metacritic han sido o bien remasterizaciones o remakes de otros títulos (Grand Theft Auto V, The Last of Us y Super Smash Bros) y en el que algunos juegos para móviles, como Monument Valley, han definido nuevos estándares en la industria. A la hora de escoger nuestros mejores videojuegos de 2014, decidimos hacer una lista que reflejase todos esos cambios. Es esta:

Sunset Overdrive

Sunset Overdrive es una de esas pequeñas joyas que deberías estar jugando. Un juego que consiste, básicamente, en saltar, hacer que algo explote, volver a saltar, deslizarse y explotar algo mientras te estás deslizando. Un boom-kachinng-boom-kachinng que resulta increíblemente divertido y, créeme, sumamente adictivo. Un juego que se toma tan, pero tan serio lo de ser un videojuego que consigue catapultarse a uno de los mejores de 2014. Bonus points si te gusta el humor absurdo y las frases grandilocuentes sacadas del mejor (o peor) cine de acción de Hollywood. Además, hay ositos de peluche explosivos.

Advertisement

Shadow of Mordor

A Shadow of Mordor hay que tenerle especial cariño porque es de esos juegos que entró sin hacer mucho ruido y se fue abriendo hueco, también sin armar escándalo, en su particular camino hacia el trono. Shadow of Mordor es una de esas rarezas que en pleno 2014 apuesta por desarrollar únicamente un modo para un jugador y alcanzar la excelencia en ese intento. Las buenas noticias: lo consigue. Y con mucho margen. Shadow of Mordor es uno de los mejores videojuegos del año en cuanto a profundidad, historia y calidad. Un must asequible y adictivo.

Advertisement

Mario Kart 8

A Nintendo se le critica, y no sin falta de razón, que lleva varios años apalancada en revivir una y otra vez franquicias exitosas lanzadas hace ya muchos años. Es cierto. Pero lo curioso es que Nintendo también consigue, vez tras otra, entregar juegos de una calidad excelente utilizando esas mismas franquicias así que, personalmente, no tengo mucho que reprocharle. Mario Kart 8 es el enésimo en la saga, pero es de los mejores Mario Kart hasta la fecha. Divertido, alocado y con tanta personalidad como todos los anteriores.

Advertisement

P.T.

Nunca creí que la demo de un juego fuese a compartir lista con otros títulos en "Lo mejor del año" pero aquí estoy, con el sentido deber de incluir a P.T. entre los grandes de este año. A pesar de su corta duración y de que no sea más que un cebo promocional de otro título más grande, Silent Hill, P.T. es lo mejor que hemos visto en videojuegos de terror en este 2014, tiene una calidad gráfica más que decente y un par de giros que nos dejan con la boca abierta. Kojima (casi) nunca falla.

Advertisement

Shovel Knight

La maravilla indie, por definición, de este 2014. Shovel Knight es uno de los mejores juegos de plataformas que he jugado no sólo durante este año, sino probablemente en mi vida. Ha sido encumbrado hasta lo más alto tanto por crítica como por público y consigue llenar esta lista como pocos. Lo tiene, todo, estética retro, banda sonora de quitarse el sombrero y una jugabilidad exquisita. Hay que jugarlo. Sin más.

Advertisement

The Vanishing of Ethan Carter

The Vanishing of Ethan Carter es uno de esos títulos que consigue reunir en uno solo una ausencia de fama completamente inmerecida, una historia espectacular, unos gráficos que no deslumbran pero sorprenden y una iluminación que es, probablemente, la mejor del año. Hay mucho Lovecraft, mucho Allan Poe y mucha novela decimonónica en The Vanishing. Un juego donde nadie guiará tu mano ni te dará pistas, sólo tú, la historia y, cómo no, la misteriosa desaparición de Ethan Carter.

Advertisement

Titanfall

Hablar de Titanfall es hacerlo con un sabor agridulce en la boca. Por un lado, se ha ganado y a pulso el título de mejor first person shooter del año. Por otro, y por motivos que honestamente se me escapan, me parece que fue flor de un día. Llegó en marzo encumbrado de alabanzas y tocó diciembre con algún que otro DLC medianamente relevante y habiendo pasado a un inmerecido plano secundario. Vuelve, Titanfall, porque la mitad de la industria de los FPS necesita aprender algo de tí.

Advertisement

Rayman Fiesta Run

Que yo sepa, pocos juegos han hecho la transición de consola a móvil tan bien como Rayman. Es un terreno tan complejo y donde nos hemos llevado decepciones tan grandes que cuando veo que un juego de consola tendrá su equivalente para móviles (mucho que culpar a Gameloft aquí) automáticamente pienso que será peor. Con Rayma no ocurre eso, consigue igualar e incluso superar en muchos aspectos a su hermano mayor, Rayman Legends. Una delicia que se juega con comodidad en cualquier lugar y donde el final de una partida supone el comienzo de muchas otras.

Advertisement

Super Smash. Bros

Está aquí por los mismos motivos que Mario Kart 8. a) Es uno de los mejores motivos que conozco por los que, sí, deberías comprar una Wii U de una vez por todas. b) es diversión sin fin, da igual las veces que juegos. En serio.

Advertisement

GTA V Remasterizado

Es un juego de 2013. Sí, lo sabemos. Es una remasterización. Sí, lo sabemos. Pero en defensa de GTA V (y dejando que ha coronado Metacritic como mejor juego del año tanto para Xbox One como para PlayStation 4) incorpora una nueva vista en primera persona, nuevas canciones, todos los DLCs lanzados hasta la fecha y un salto en calidad gráfica muy importante. Lo suficiente como para aparecer aquí, y lo suficiente como afirmar que, probablemente, debas comprarlo otra vez para la presente generación. O para PC, que llegará en Enero.

Advertisement

Dragon Age: Inquisitions

Pocas desarrolladoras consiguen hacer juegos con una profundidad tan espléndida como Bioware. Lo consiguieron con Mass Effect y han repetido la jugada con Dragon Age: Origins. Es el mejor juego de rol de 2014 junto a Shadow of Mordors y un título que garantiza muchísimas horas de juego (de 90 a 100). Imperdible.

Advertisement

League of Legends

Sí, también sé que no es de 2014, ni siquiera de 2014. Pero es el juego más jugado del mundo, ha multiplicado exponencialmente su base de jugadores durante este año y es, a día de hoy, el mejor multijugador de equipos que hay (con todos los respetos para Dota 2, Counter-Strike: Global Offensive y probablemente las raids de World of Warcraft). Punto.

Advertisement

Wasteland 2

Para todos aquellos con síndrome de abstinencia de Fallout 3, que sé que son muchos, Wasteland 2 es una parada obligatoria. Resulta que, además, es también un juego espléndido y que además se juega en PC a las mil maravillas. Es adictivo como pocos y también corona ese top de juegos de rol junto a Dragon Age: Inquisition y Shadow of Mordor.

Advertisement

Hearthstone

Hearthstone ha salido de su beta en 2014 y además ha alcanzado un buen lugar en cuanto a popularidad (no suele bajar del Top 5 de Twitch) y en cuanto a calidad con dos expansiones fantásticas. Como virtud añadida, consigue alcanzar los mismos niveles de excelencia y de experiencia ya sea jugándolo en un PC, en un Mac, en un iPad o en una tablet Android.

Advertisement

Far Cry 4

Far Cry 4 es como Far Cry 3 pero en el Himalaya. No hace falta decir más, la verdad. Es épico, es entretenido, es inmenso y es extremadamente divertido. Tenía mis serias dudas acerca de como Ubisoft repetiría la jugada después del espléndido FC3 pero hay que reconocerles que lo han bordado.

Advertisement

Vainglory

Que un género tan particular como el de los MOBA (al que pertenecen, entre otros, League of Legends, DOTA 2 o Heroes of the Storm) de el salto de escritorio a móviles no es tarea sencilla, ni mucho menos. Vainglory, en concreto y curiosamente, parece haberlo conseguido. Y es un juego fantástico. Irónicamente, hay gente empezando a jugar a LoL y a DOTA después de haber probado Vainglory. No creo que le hagan falta más cartas de presentación.

Advertisement

Una mención especial a los bluffs del año

Un minuto de silencio final por aquellos juegos que nos lo prometieron todo pero nos ofrecieron poco. En mi opinión, son los siguientes:

  • Destiny: controvertido, lo sé. Y no creo que sea un mal juego. Pero de aquel "massive multiplayer online first person shooter" que nos prometieron a lo que finalmente llegó hay un salto. Uno importante, además. Lástima.
  • Assassin's Creed Unity: lleno de bugs, repetitivo y sin inspiración. Tenía tanta fe puesta en Unity que quizá por eso el golpe ha dolido un poco más.
  • Driveclub: iba ser EL, con mayúscula, juego de carreras. El nuevo Gran Turismo. Más promesas incumplidas y un lanzamiento desastroso dejan a Driveclub en esta lista, que comparte también con The Crew.
  • Alien Isolation: No es un mal juego, ni mucho menos. Tampoco es espectacular, es... blando, tibio. Entretenido en el mejor de los casos y poco inspirado en el peor de ellos. Sin más.
  • Call of Duty: Advanced Warfare: estoy de acuerdo en que probablemente es el mejor Call of Duty que hemos tenido en los últimos años, pero también en que la saga necesita mucho, mucho más que esto para alcanzar las cotas de calidad que merece.