La Unión ciclista internacional se ha disculpado calificándolo de posible caso de “dopaje mecánico”, y no es para menos. Lo de Vasil Kiryienka no es muy normal. Este ciclista bielorruso acaba de batir el récord mundial de contrarreloj, y ha sido tan espectacular que la organización ha decidido inspeccionar su bicicleta en busca de un motor oculto.

Kiryienka, de 34 años, ha superado a todos sus rivales de este año en la contrarreloj con una marca de 53.5 km en un tiempo de 1:02:29,45. A los profanos en esto del ciclismo nos puede sonar a chino, pero este rocoso bielorruso se ha pasado una hora circulando a una velocidad media de 51.368 km/h. No es de extrañar que los responsables de la UCI Road World Championships en Richmond, Estados Unidos, sospecharan de un motor oculto.

Al término de la prueba, el comité organizador requisó la bici de Kiryienka, una Pinarello Bolide, y la sometió a un exhaustivo examen con cámaras para comprobar que no tuviera nada ilícito escondido en su interior. No hallaron nada sospechoso, así que la devolvieron a su propietario, que ahora ostenta la medalla de oro en esta prueba.

El dopaje mecánico es un concepto que ha comenzado a aflorar en el Tour de Francia de este mismo año. Las nuevas tecnologías hacen posible que un ciclista pueda, en teoría, esconder un pequeño motor que asista a la pedalada como los de las bicis eléctricas.

Aunque aún no se ha encontrado ningún caso en competiciones oficiales de ciclismo, la UCI se lo está tomando muy en serio y lleva meses realizando este tipo de controles en pruebas como el Tour, el Giro o la Vuelta a España. Estos exámenes se realizan desmontando los platos de la transmisión para introducir una cámara en el extremo de una sonda flexible por los tubos que forman el cuadro. [vía Business Insider]

Portada: Kiryienka, celebrando su triunfo en las UCI Road World Championships. Foto: AP

Click here to view this kinja-labs.com embed.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)