Las remasterizaciones son aceptables durante el primer año debido a la situación que comenté hace algunas líneas. El primer año de una generación es difícil, el mercado se tambalea entre las viejas y las nuevas consolas, mientras las recién llegadas van adoptando una buena base de usuarios. Además, hay títulos como GTA V o Diablo III remasterizados sí traían considerables añadidos.

Advertisement

Pero esto es el año 2015, queridos lectores, lo que quiere decir que estamos en el segundo año de la generación en curso. No necesitamos más refritos, no necesitamos que revivan más obras de PS3 o Xbox 360. Lo que sí necesitamos son nuevos videojuegos, nuevos títulos que nos apasionen, ya sean parte de una saga completamente nueva (como Bloodborne, por ejemplo), o continuaciones de franquicias que ya existen.

Advertisement

Por lo que más quieran, ¿qué tanto se puede "remasterizar" este tipo de gráficos?

Lamentablemente, los refritos seguirán llegando. Este año ya ha salido uno de Saints Row IV, de Resident Evil y aún faltan por llegar de Borderlands, de Dark Souls 2 y ahora uno de God of War 3. Y lo peor es que seguramente llegará una de la sagas Mass Effect, Uncharted y Gears of War. Podemos tener certeza de eso, porque se acercan nuevas entregas de esas franquicias y los estudios creen que de esa forma van a traer nuevos gamers a las sagas.

Advertisement

Estamos en pleno segundo año de una generación cuyos usuarios piden a gritos nuevos videojuegos y nuevas franquicias, no títulos viejos y que ya muchos conocemos o hemos jugado. Todos tenemos un lugar especial en nuestro corazón para aquella entrega que quisiéramos volver a jugar (el mío es The Legend of Zelda: Majora's Mask) pero es sencillamente inaudito que para este año aún se hable más de "remasterizaciones" que de nuevos títulos originales.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)