He estado probando Switch, la próxima consola de Nintendo. Para no aburrir con parrafadas, he recopilado mis sensaciones en 25 cómodos puntos. Todo lo que necesitas saber está aquí:

  • Me ha gustado mucho: para que no tengas que andar leyendo los 35 puntos, si lo que te interesa es una valoración general mis conclusiones preliminares son bastante positivas. Un 8 o un 9 así a ojo. Desde el primer momento se nota que es algo que ha hecho Nintendo. El diseño y la construcción son toscas en algunas partes pero es mucho más sólida y agradable en la mano que el mando enclenque de la Wii U.
  • La pantalla es buena, pero cuidado con los exteriores: La he probado en una habitación con una iluminación superior muy fuerte y la visibilidad era buena. Con algunos reflejos de más si tenemos en cuenta mi gusto, que es un poco exquisito, pero buena. Tengo mis dudas, eso sí, que el brillo vaya a aguantar bien en exteriores.
  • No me gustan los sticks a diferentes alturas: llámame rarito o deforme, pero en ningún momento he acabado de pillarles el punto. Quizá sea cuestión de probarla durante algo más de tiempo.
  • Clic, clac: Al sacar la Switch de su base hay un interludio de unos 2 segundos en las que ambas pantallas permanecen en negro. Luego se enciende la de la TV si la acabas de enchufar al dock o la de la Switch si la acabas de desconectar.
  • Se calienta: nada grave, pero se calienta. Estuve echándole unos 20 minutos al Zelda sin estar conectada al dock y al final la parte trasera estaba notablemente caliente.
  • Sobre el dock: el dock es un pedazo de plástico, como quien dice. Durante mucho tiempo tuvimos la duda sobre si aportaba algo de circuitería o poder adicional a la consola pero basta sostenerlo en las manos para darse cuenta de que tiene una forma algo peculiar supongo que para ventilar el calor, los conectores y poco más. Puede que esto cambie en la versión final.
  • El mando Pro es muy Pro: mucho mejor que el pedazo de plástico maltrecho que es el de la Wii U. No me importaría usarlo, de hecho, en ninguna de las demás consolas. Es sólido sin ser pesado, se sujeta bien y los sticks son de una goma muy agradable. Es excelente, pero tendrás que comprarlo por separado.
  • Los JoyCons son más usables de lo que parece: cuando se separan de la Nintendo Switch los mandos de la consola, denominados JoyCon (nombrecito) parecen demasiado pequeños. La realidad es que me puse a jugar en cooperativo a Snipperclips durante un buen rato y al poco, absorto por completo en el jueguito, me había olvidado de su tamaño o de cualquier tipo de incomodidad. No creo que sirvan para que seas el rey del mambo en Call of Duty pero para determinados juegos cumplen su función. Snipperclips es fantástico, por cierto.
  • Vuelven las dinámicas de la Wii, para bien o para mal: Técnicamente la Wii U también soportaba los mandos de la Wii pero como no venían incorporados con el paquete original de la consola eran pocos juegos los que lo soportaban. Aquí vienen incorporados directamente, porque forman parte de lo que es la consola en sí así que es posible que muchos juegos hagan uso de las mecánicas de mover dos manos por separado para jugar al tenis, boxear o cualquier otro tipo de jugabilidad similar.

  • Hablando de este tipo de juegos, uno de los primeros, Arms, es fantástico: Como suele ocurrir a menudo con Nintendo, lo que de primeras me parecía una juego tonto ha acabado por picarme mucho después de un breve combate. He perdido. Maldito seas, contrincante anónimo.

  • De nuevo: Snipperclips también es una maravilla: como ocurre con Arms, parece algo tonto visto desde fuera, pero espera a probarlo.
  • La familia es lo primero: no estoy seguro de que sea la estrategia que vaya a sacarlos del pozo pero no es sólo que Nintendo admita que es una compañía eminentemente familiar, es que se enorgullece profundamente de ello. La Switch es la mejor prueba. Resulta complicado adivinar cómo se comportará el consumidor final, pero si consigue hacer clic como la Wii en su día, lloverán millones.
  • El feedback háptico es preciso en su justa medida, pero a veces se queda corto: Una de mis primeras demos con la Switch ha consistido en un pequeño mini-juego donde había que adivinar el número de “canicas” virtuales que había dentro del mando a partir del feedback que este transmitía al moverlo. Y bueno, sí, funcionaba, después de 3 o 4 pruebas podías acertar casi siempre pero tampoco acaba por ser del todo intuitivo. Pinta a función que se agradecerá pero no innovará radicalmente en casi nada.
Leche Fresca. No dejéis que el título del juego os inquiete.
  • Configuraciones de juego: la demo del nuevo Mario Kart estaba montada de varias maneras distintas para reflejar todas las posibilidades de la consola. Puede jugarse con los JoyCons extraídos para dos jugadores, como consola portátil para un solo jugador o conectada a la televisión con dos mandos.
  • Sobre los juegos: a esto le van a hacer falta juegos. Muchos, muchos juegos. Nintendo ya ha anunciado que hay unos 100 en camino pero opino que tiene una oportunidad de oro rescatando lo más granado que ha dejado el mundo del videojuego en la última década. Ya han dado una pista con Skyrim pero hay mucho más títulos que pueden aprovechar. Si se ponen a rescatar tienen filón para años: dame Bioshock, Calls of Duty más antiguos, Grand Theft Autos, Dead Space, Mass Effect...
  • Y las aplicaciones: es una consola pero, JoyCons extraídos mediante, también se parece muchísimo a una tablet. Será interesante ver cómo y si Nintendo decide abrazar las aplicaciones de terceros para tener reproductores multimedia, lectores de libros o, por qué no, Netflix.
  • USB-C: es el conector de la nueva consola. Se agradece.
  • 3 horas de batería para los juegos más exigentes: en mi demo todas las unidades estaban conectadas por cable pero 3 horas de batería en títulos como Zelda Breath of the Wild se me hacen muy pobres. Es portable, sí, pero no tanto.
  • Mario Kart 8 Deluxe: siendo técnicos, no deja de ser un DLC de Mario Kart 8. El mismo juego, pero con más cosas. No hay mucho que ver por aquí.
  • Cuando se lance: si ya has reservado la Nintendo Switch, tienes mi respeto y aconsejaría que mantengas tu reserva. Si no, a menos que te interese enormemente uno de los juegos de lanzamiento (en cuyo caso probablemente estés ya en el primer grupo) te aconsejaría esperar, la principal pega que ahora mismo tiene la consola es:
  • La falta de juegos: Mario Kart 8 es, eso, un DLC glorificado. Splatoon 2 es un poco más de lo mismo y ninguno de los juegos de 1, 2 Switch merece realmente la pena (costará unos dolorosos $50).
  • Azul y rojo: pensaba que me gustaría más el modelo todo negro, más clásico, pero salí de la demo habiendo cambiado de idea. El modelo con los JoyCons de colores es genial.
  • Las dudas: ¿Cuáles son mis dudas después de haber probado el dispositivo? Ahora mismo diría que la duración de la batería, probablemente lo que más miedo me da, el rendimiento y la cantidad de “uso” real que voy a poder echar en ella con tan poco juego.

¿Preguntas? ¡A los comentarios!