Puede que no sea mañana, puede que no sea este año, pero las conexiones Thunderbolt y Lightning que hoy conocemos en los equipos Apple tienen los días contados. La buena noticia es que serán sustituidas por un enchufe mejor. La mala es que tendremos que seguir gastando dinero en adaptadores.

La tecnología llamada a desbancar a Thunderbolt y Lightning no es otra que el nuevo estándar USB Type-C. Apple ha elegido este conector como el único vínculo físico del nuevo MacBook por su habilidad para portar una considerable cantidad de datos, vídeo, y voltaje suficiente como para cargar el nuevo y estilizado laptop.

Advertisement

La ausencia de cualquier otro puerto es muy significativa, más aún en el caso de Lightning y Thunderbolt, que son dos tecnologías propias por las que Apple había apostado muy fuerte hasta ahora.

Thunderbolt

En el caso de Thunderbolt, Apple construyó el conector licenciando la tecnología de conexión óptica Light Peak desarrollada por Intel. Desde entonces, ha sido ampliamente integrado en los Mac y en dispositivos como discos duros externos o monitores, pero siempre ha estado ligado a la compañía y su implantación fuera de Apple es mínima. El fabricante de discos duros LaCie, que era de los pocos que utilizaba Thunderbolt acaba de anunciar su salto a USB Type-C con un nuevo disco externo Porsche Design.

Thunderbolt 2 ofrece dos canales de 10Gbps. En ese sentido, supera ampliamente al USB Type-C, que solo ofrece 10Gbps, pero el último estándar del USB Implementers Forum es mucho más pequeño y su velocidad (10Gbps) es más que suficiente para la mayor parte de usuarios.

Advertisement

Apple ha actualizado ayer los MacBook Air y Pro a Thunderbolt, pero lo más probable es que el conector siga a Firewire en su camino hacia el olvido.

Lightning

Lightning debutó en 2012 como una alternativa más pequeña y cómoda al tradicional conector de 30 pines. El primer dispositivo en integrarlo fue el iPhone 5, y de ahí saltó a toda la gama de dispositivos móviles. Las ventajas de Lightning eran su menor tamaño y el ser un conector reversible, y por tanto más cómodo de usar que el MicroUSB.

USB Type-C no solo iguala esa apuesta, sino que es capaz de transferir más energía y tiene mayor ancho de banda que Lightning. La única oportunidad de el conector propietario de Apple es convertirse en un estándar para audio (auriculares) ahora que los dispositivos son tan finos que ya casi no son capaces ni de albergar el jack de audio de 3,5mm. Sin embargo, para eso Apple tendría que permitir un uso libre del conector, cosa que nos extrañaría que hiciera.

Quizá Lightning y Thunderbolt duren un poco más que Firewire, pero sus días están contados. USB Type-C está siendo adoptado más rápido de lo que se esperaba, así que por lo menos ya no necesitaremos cables propietarios de Apple para cargar diferentes dispositivos.

Foto de portada: Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)