Imagen: Cool Box Art

¿Has recibido algún programa de ordenador por Navidad? Apuesto a que no ha sido Interlude II, el “programa de ordenador más caliente de 1986”.

Advertisement

Fíjate que el póster no decía “juego” sino “programa” de ordenador. Aunque pareciera algún tipo de aventura romántica de Mills & Boon, y aunque se vendiera y promocionara con otros juegos, no era un “videojuego” como Leisure Suit Larry o Strip Poker. Interlude II, al igual que su predecesor, era en realidad la manera que tenían los nerds de 1986 de googlear “consejos sexuales”, solo que con el beneficio añadido de que el juego programa les hacía una serie de preguntas de antemano para darles trucos más personalizados.

Y, bueno, el programa no perdía el tiempo. Si bien el mercado de personas que usaban un ordenador para consultar guías eróticas a mediados de los 80 era relativamente pequeño, y la tecnología primitiva, Interlude II te hablaba sin rodeos.

Advertisement

El programa empieza haciéndote una serie de preguntas como quién eres, si estás listo para tener relaciones sexuales ahora o planeas tenerlas más tarde, y cómo de listo estás para una sesión de sexo.

¿Qué opción describe mejor tus sensaciones actuales sobre hacer el amor?

  1. Prefiero ver la televisión.
  2. Acurrucarse suena bien.
  3. Lo que quiera mi amante.
  4. Me vienen pensamientos eróticos.
  5. Llevo caliente todo el día.
  6. Tómame, soy tuyo.

¿Cuánto debería durar este interludio?

  1. Cinco segundos o menos.
  2. De cinco a diez minutos.
  3. Unos 30 minutos.
  4. No importa cuánto.
  5. Una hora o así.
  6. Varias horas.
  7. Varios días.

¿Varios días? Qué ambicioso.

Indique su preferencia para cada zona

  1. Olvídalo.
  2. No hay muchas sensaciones ahí.
  3. Me gusta.
  4. Me pone caliente.
  5. ¡Es orgásmico!

PIES

Una vez que introduces todas tus respuestas y el programa obtiene un perfil sobre ti, Interlude II empieza a darte instrucciones para un “interludio”. Suena a algo asquerosamente romántico, como un paseo por la playa al atardecer o besos suaves en el cuello delante de una chimenea.

Sponsored

Pero en lugar de eso son consejos prácticos como “mete tu dedo en su culo”.

Durante los preliminares, dale a tu chica una caricia triple. Bésala profundamente, tanteando su boca con tu lengua. Humedece tu dedo con saliva o secreciones vaginales e insértalo cuidadosamente en su ano mientras otro dedo explora su vagina. Las sensaciones para ella son extraordinarias.

O, si eso no funciona, intenta dar palmadas en su vagina y mira si pasa algo.

Durante los preliminares, da unas suaves palmaditas a tu chica entre las piernas directamente en la vagina con la mano abierta. Aumenta el ritmo y la presión ligeramente si parece gustarle.

Así que... sí, Interlude II es todo lo que cabía esperar del “programa más caliente de 1986”. A continuación tienes un gameplay en el que Highretrogamelord realiza el cuestionario y aprende unas cuantas maneras de darle a su chica algunos masajes especiales y varios tratamientos de piel.

Y aquí tienes una copia completa del anuncio de Interlude II:

Fíjate que el programa se presenta como algo para hacer en pareja, algo festivo y divertido. Supongo que los desarrolladores de Recreational Technology, de Texas, aprendieron algunas lecciones de marketing del primer juego, que optó por una ruta más directa para la presentación del software.

Es fácil reírse de estas cosas ahora desde la seguridad de la modernidad, pero a mediados de los 80, y con sus limitaciones técnicas, el programa es tan bueno como cabría esperar. Y en cierto modo era aún mejor, porque era directo e iba al grano. Una ayuda caída del cielo para cualquier hombre con intenciones honestas que en 2017 se limitaría a buscar en Google “meter dedo culo chicas”.