La Fuerza Aérea de Estados Unidos ha dado a conocer este viernes el diseño de su nuevo avión furtivo, el B-21. Se trata del primer bombardero pesado de largo alcance que se diseña en varias décadas, y está pensado para reemplazar algún día al B-52 Stratofortress, un superbombardero activo desde 1955.

El avión —conocido hasta ahora como LRS-B— tiene un coste aproximado de 564 millones de dólares. Se espera que fabriquen hasta 100 unidades. El contrato de fabricación fue otorgado a la empresa Northrop Grumman, los creadores del famoso bombardero estratégico B-2 Spirit, con el que el B-21 guarda un gran parecido y al que complementará durante la batalla.

Si el B-21 no tiene todavía un nombre (como B-2 “Spirit”, B-1B “Lancero” o B-52 “Stratofortress”) es porque el ejército quiere dar a los aviadores la oportunidad de bautizarlo. “Tenemos una imagen, tenemos la designación, pero hay algo que todavía no tenemos: el nombre. Así que hoy reto a cada aviador para que nos dé sus mejores sugerencias para el nombre del B-21, el nuevo bombardero de Estados Unidos” explica Deborah Lee James, secretaria de la Fuerza Aérea.

Advertisement

Advertisement

No existen aún prototipos de la aeronave ni se han revelado las características completas del bombardero. Sabemos que contará con la última tecnología de sigilo de los Estados Unidos, será de largo alcance y admitirá cargas pesadas. Quizá también tenga cierto grado de autonomía. Se espera que entre en servicio alrededor de 2025.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)