El seguimiento de emails es un viejo truco de márketing con el que las empresas registran cuándo e incluso dónde abres los correos (a través de tu IP), o en qué enlaces haces clic. Así saben qué mensajes llaman tu atención y cuáles no. No hay un método 100% efectivo, pero puedes conocer de antemano si te vigilan.

David Nield, autor de Field Guide, recomienda dos extensiones para el navegador que suplen esa carencia de Gmail. Ugly Email, disponible para Chrome y pronto también en Firefox, añade el icono de un ojo en los correos de tu bandeja de entrada para informarte de que esos mensajes implementan algún método de tracking. Si pasas el cursor por encima, sabrás de qué servicio se trata.

Ugly Email no bloquea el software de seguimiento, pero sirve para saber, antes de abrir el correo —y, por lo tanto, antes de activar el tracking—, qué remitentes están registrando ese tipo de información. Si quieres abrir el mensaje sin ser detectado, una posibilidad es desactivar la carga de imágenes de Gmail (en Configuración > General), pero, una vez más, no es un método infalible.

Advertisement

Para bloquear el software de seguimiento puedes usar PixelBlock, otra extensión para Chrome que te mostrará, dentro del correo, el número de intentos de seguimiento y la fuente del código de tracking que viene integrado en el mensaje. Puedes combinar ambas extensiones para una protección completa. Y si te preocupa tu privacidad, considera también el uso de un VPN.

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.

Sponsored