Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Un estudio de Stanford usa reconocimiento facial para saber si eres de izquierdas o de derechas

428
9
Save
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Ian Waldie (Getty Images)

Hoy, en ideas terribles: un sistema de inteligencia artificial que afirma ser capaz de predecir con precisión tu afiliación política utilizando... tu rostro. Sí, en serio.

El investigador de Stanford, Michal Kosinski, publicó un estudio (que puedes leer aquí) en la revista Nature a principios de esta semana. Es posible que recuerdes que el nombre de Kosinski encabezó un estudio similar en 2017 que afirmaba detectar con precisión la orientación sexual de una persona en función de la forma en que se alineaban sus rasgos faciales. En aquel momento, grupos de derechos civiles y colegas académicos se desmintieron universalmente estos hallazgos y calificaron a Kosinski de “imprudente” por publicarlos.

Según un expediente de registro que presentó en el Centro para la Ciencia Abierta, Kosinski comenzó a trabajar en este nuevo estudio en septiembre de 2017, poco después de que la primera ronda de indignación comenzara a desvanecerse. Esta vez, Kosinski sacó una muestra de un poco más de un millón de caras, en gran parte de un “sitio web de citas” que no se menciona pero que es utilizado en Estados Unidos , Reino Unido y Canadá. Otras caras fueron sacadas de perfiles de Facebook recogidos por MyPersonality, un test de personalidad con el que Facebook rompió lazos en 2018 por sus prácticas de recopilación de datos.

Advertisement

En todos los casos, ya sea ese sitio de citas o en su perfil de Facebook, esos usuarios indicaron que eran “conservadores” o “liberales”.

Estos lotes de rostros se introdujeron en un algoritmo de reconocimiento facial de código abierto que luego redujo cada rostro a aproximadamente 2000 puntos de datos diferentes “subsumiendo sus características principales”. Después de alimentar el algoritmo con suficientes puntos de datos extraídos de las fotos, Kosinski creó un conjunto de puntos “promedio” que podría estar vinculado a una cara de inclinación liberal o conservadora, y un algoritmo que podría predecir con éxito la afiliación política de una persona a partir de su fotografía el 72% del tiempo, de media.

Lo que distingue a una cara de izquierdas de una cara de derechas es difícil de definir, al menos según el estudio. Kosinski intentó aislar algunos rasgos faciales, como las gafas que usaban en una foto determinada o la forma en que su rostro estaba inclinado hacia la cámara, y probó si estos rasgos también podían actuar como predictores de las inclinaciones políticas de esa persona. Ninguna de estas características fue tan acertada como la caja negra que es el algoritmo.

Advertisement

Dicho esto, hubo algunos puntos en común que Kosinski describe en sus notas. Las personas que se identifican a sí mismas como liberales, por ejemplo, eran más propensas a mirar directamente a la cámara y eran más propensas a expresar “sorpresa” en sus fotografías. Los conservadores, por otro lado, además de ser en general más blancos, masculinos y viejos , también expresan más “disgusto” en sus fotos que sus contrapartes liberales.

Pero no hay nada en las notas del autor que cubra por qué se realizó este estudio en primer lugar. Como señala VentureBeat en su propia cobertura del estudio, toda la tesis de la investigación de Kosinski se basa en la idea pseudocientífica de lo que se llama “fisonomía”: ser capaz de descubrir la personalidad completa de una persona por la forma en que se alinean sus rasgos faciales. Los investigadores en psicología han estado diciendo durante años que los algoritmos que pretenden clasificar si alguien tiene más probabilidad de ser un ladrón de bancos, un experto en ciencias políticas o un republicano en función de su rostro, en realidad no funciona mucho mejor que el azar.

Advertisement

Las notas de Kosinski intentan refutar estos hallazgos diciendo que “muchos estudios han demostrado que las personas pueden determinar las opiniones políticas, la personalidad, la orientación sexual, la honestidad y muchos otros rasgos de los demás a partir de sus rostros”, sin realmente apuntar a ningún estudio para respaldar su punto. Tal vez sea porque toda la evidencia científica parece apuntar en la dirección opuesta.

Share This Story

Get our newsletter