Una gran parte de las personas que disfrutan del anime lo consiguen pirata a través de Internet, y esto no es ningún secreto. En Japón lo sabe y el gobierno lleva años intentando solucionar este problema, y su última medida tiene que ver con contratar un mercenario que le de cacería a los piratas.

Los estudios de animación y cinematográficos en Japón son parte de una de las industrias más importantes del país, y por ello el gobierno dedica sus recursos a intentar protegerlos. En el caso de la piratería cuentan con sistemas y algoritmos automatizados que buscan contenido compartido en Internet de forma ilegal para luego de detectarlo proceder a tomar medidas para darlo de baja. El problema es que esto no es suficiente.

Advertisement

Advertisement

El gobierno japonés asegura que los que comparten este tipo de contenido de forma ilegal en Internet (a quienes desde ahora llamaré para ser más práctico,y sin ánimos de ofender, “piratas”) modifican partes de los vídeos, episodios y películas de anime que suben a Internet, para así engañar al algoritmo y que no pueda detectarlo. Por ello, ahora piensan darle un toque más humano a la “cacería de piratas”, y han contratado a un “experto en piratería de anime” para cazar a los piratas y avisar al gobierno de sus identidades.

Así, a partir de la próxima semana, un agente del gobierno (o mercenario) se “infiltrará” en las comunidades de anime pirata para determinar de dónde provienen los archivos que se comparten y así intentar darlos de baja. Pero conocemos cómo funciona Internet, hacer esto es muchísimo más difícil que decirlo. Quizás imposible. De cualquier forma, esto podría traer graves consecuencias para los piratas que lleguen a aprehender. Compartir anime de forma ilegal es un delito, y en Japón se lo toman muy en serio. [Yahoo! News Japón vía Rocket News 24]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.