Triste fin para una triste historia, según el WSJ la compañía ha decidido descatalogar las ventas del teléfono permanentemente después de nuevos casos de explosiones en terminales reemplazados. Samsung ya había detenido la producción del teléfono y varias operadoras se negaban a comercializarlo.