Imagen: Hennie Otto/Marine Dynamics/Dyer Island Conservation Trust.

Es posible que recuerdes cuando hace algunas semanas un grupo de orcas se comieron el hígado de un tiburón blanco en Sudáfrica, al mejor estilo de Hannibal Lecter. Ahora parece que las orcas han decidido no llegar hasta allí: ¿por qué no se comerían también los estómagos y testículos de sus víctimas?

Las autoridades contactaron al programa de conservación Dyer Island de Sudáfrica, para que investigara el cadáver de un tiburón que apareció en la costa el pasado fin de semana. Los científicos de la organización confirmaron que se trata de la cuarta ocasión en la que un tiburón blanco se convierte en la cena de una orca desde el mes de mayo, según comenta la compañía de turismo y observación de tiburones Marine Dynamics SharkWatch.

Aquí tienen otra foto de este banquete de 4,1 metros de largo.

Imagen: Hennie Otto/Marine Dynamics/Dyer Island Conservation Trust.

En el pasado ya se han registrado temporadas en las que suceden muchos casos de tiburones blancos devorados por orcas, como en el año 1997 cuando un tiburón fue atacado por una orca en las costas de California. Sin embargo, es sorprendente que desde el mes de mayo cada vez son más los restos de tiburones mordisqueados y destruidos por orcas que aparecen en las costas sudafricanas.

Advertisement

Normalmente estas ballenas solían solamente comerse el hígado del tiburón, pero en los últimos casos también han devorado sus estómagos y testículos. Sabemos que el hígado de los tiburones cuenta con muchos nutrientes que podrían hacer que las orcas se centraran en comerlos.

Imagen: Hennie Otto/Marine Dynamics/Dyer Island Conservation Trust.

No obstante, en cuanto a las otras partes, “es difícil decir con certeza si en el pasado se han registrado casos de orcas que atacaban y se comían esas partes”, comentó a Gizmodo Alison Kock, especialista en biología marina, mediante mensajes directos en Twitter. “Es posible que esas partes sencillamente fueron devoradas para así poder llegar al hígado, dado que todos los órganos están conectados en el interior del tiburón”.

Advertisement

Así que si te encuentras en las costas de Sudáfrica ten en en cuenta lo siguiente: hay algo hambriento cerca de ti por lo que deberías preocuparte, y no se trata de un tiburón. [vía Marine Dynamics SharkWatch SA Blog


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.