Con solo leer este titular, el sagaz lector no necesitará muchas explicaciones sobre para qué sirve exactamente el culo del que estamos hablando. El mundo del porno ha abrazado con fuerza los visores de realidad virtual, y era cuestión de tiempo que llegara un accesorio así. Lo ha lanzado Pornhub, y ya está a la venta.

El trasero está elaborado en una combinación de materiales de textura y densidad realistas que responde al nombre de comercial de Cyberskin. También se mueve a semejanza del baile erótico conocido como Twerking, de ahí su poco imaginativo nombre: Twerking Butt. El par de cibernalgas son solo una parte del juguete. La otra es un visor de realidad virtual similar en apariencia al Samsung Gear VR y que contará con su propia aplicación para sincronizar los meneos del trasero con la modelo que aparezca en pantalla. Bienvenidos al futuro del cibersexo.

Pornhub aclara que el visor no incluye el smartphone necesario para la aplicación de realidad virtual. Eso no evita que el Twerking Butt tenga un precio bastante desorbitado. El dispositivo está a la venta en dos versiones: un modelo Classic que cuesta 500 dólares, y un modelo Deluxe que sube hasta los 1.000 dólares. Solo como referencia, un trasero de Ciberskin macizo y sin ningún tipo de vibración cuesta en torno a 200 dólares / 150 euros. Una muñeca completa de este material alcanza los 2.000 dólares / 1.800 euros. Encontrar estos objetos no es muy complicado. Amazon tiene un catálogo bastante chocante en la sección “Hogar” si buscáis por Cyberskin (Muy NSFW).

Ambos modelos cuentan con orificio practicable en el que esconder la poca dignidad que nos quede, sistema de calefacción para que no de escalofríos en las húmedas noches de marzo, y varios motores de vibración regulables desde un mando. La única diferencia de la versión Deluxe, es que es la única que lleva motores y actuadores que imitan el baile del Twerking. En otras palabras, la versión Classic es más Butt a secas que Twerking Butt. Ambas llevan también una bomba de agua para la limpieza del orificio tras una sesión de... twerking.

Estamos acostumbrados a que Ponhub nos regale con ideas descacharrantes como el cargador Wankband (sobre estas líneas), pero generalmente son más tretas de marketing para hacer ruido que ideas que acaben llegando al mercado. Este caso es distinto. El dispositivo lo firma Cyberskin, que es una compañía seria (y cara) dentro del sector de juguetes eróticos. Quitando todos los chistes que se pueden hacer al respecto de estas iNalgas (que son muchos), Twerking Butt es un avance muy claro de lo que nos espera en realidad virtual. El porno ya decantó la balanza en favor del VHS sobre el beta. Con la alta definición y 3D no le fue tan bien. Veremos cómo la va con la realidad virtual. Todo apunta a que el futuro de esta tecnología va a ser vibrante. En el enlace a la web de Twerking Butt tenéis un vídeo imperdible sobre su desarrollo. [vía Twerking Butt]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)