No es la primera vez que vemos intentos de crear un interfaz táctil basado en un anillo, pero Fin es probablemente una de las más acertadas. Se trata de un anillo para el dedo pulgar que nos permite controlar, mediante gestos configurables, una amplia gama de dispositivos. Fin acaba de hacerse realidad en la web de crowdfunding Indiegogo.

Imaginemos, por ejemplo, poder activar la cámara de un smartphone a distancia simplemente tocando la punta del dedo índice con el pulgar, o pasar a la siguiente canción de nuestra lista de reproducción favorita pasando el pulgar adelante y atrás sobre la palma de la mano mientras corremos.

Advertisement

Fin es capaz de esta y otras funciones mediante un sistema de sensores que determinan la posición del pulgar respecto al resto de la mano. Así, el anillo es capaz de convertir cada articulación de un dedo en un botón diferente. Todos estos botones son configurables como nosotros queramos mediante una aplicación para iOS, Android y Windows Phone. Sus creadores también han liberado el kit de desarrollo de software o SDK para que terceros puedan diseñar sus propias aplicaciones.

El dispositivo se carga mediante MicroUSB y tiene una autonomía de un mes. Además, es resistente a la suciedad y el agua en un grado de certificación IP67. Los creadores de Fin acaban de alcanzar sus objetivos de financiación en Indiegogo, y ya están fabricando la primera remesa de estos anillos que, si no hay contratiempos, llegarán en septiembre. [Fin vía Techcrunch]