El Perfume es la historia de Jean-Baptiste Grenouille, un perfumista francés obsesionado con lograr el perfume perfecto. La genial novela de Patrick Süskind tiene su perfecto reflejo en Amazon, una compañía obsesionada con lograr el eReader perfecto. El enésimo intento de esta obsesión se llama Kindle Oasis, y si no es perfecto le falta muy, muy poco.

Lo cierto es que no esperaba mucho de mi primera hora con el Kindle Oasis. Lo de que tuviera un diseño asimétrico me parecía más un truco de cara a la galería que otra cosa, y la verdad es que poco se puede hacer ya para mejorar dispositivos como el Kindle Paperwhite o el Kindle Voyage ¿no?

Advertisement

Claramente, me equivocaba.

A la izquierda, el Kindle Oasis, a la derecha, el Voyage.

Un primer detalle: las fotos de prensa sobre fondo blanco y neutro no le hacen ninguna justicia al Kindle. Su tamaño es chocante. La pantalla tiene el mismo tamaño que la del Voyager (6 pulgadas a 300 ppp de resolución). Sin embargo, las dimensiones del dispositivo son ridículamente pequeñas. Su parte más fina tiene solo 3,4 mm. La más gruesa llega hasta los 8,5 mm, pero sigue siendo una miniatura que pesa solo 131 gramos y apenas se nota en el bolsillo. Impresionante trabajo de diseño.

Ergonómicamente perfecto

Willy Loor es el Director de Diseño Industrial de Kindle. Cuando le pregunté el por qué esa forma tan poco convencional, Loor sonrió y señaló a mis manos. Me descubrí a mi mismo tomando notas en el smartphone con las dos manos mientras sostenía el Kindle Oasis colgando cómodamente de tres dedos de mi mano izquierda. Hubiera sido imposible hacer lo mismo con otro Kindle. Ni siquiera con el Voyage.

La pantalla del Oasis (izquierda) comparada con la del Voyager (derecha)

Loor explica que en Amazon tienen un laboratorio en el que solo hay personas leyendo en diferentes modelos de Kindle mientras los ingenieros de Amazon estudian su comportamiento. De este peculiar laboratorio salieron dos datos. El primero es que la manera natural de sostener un libro es sujetándolo por un lado, no por abajo.

De izquierda a derecha: la cubierta trasera del Kindle Oasis, junto a la misma pieza con el refuerzo metálico ya instalado, y la funda.

No es solamente que el Kindle Oasis tenga esa forma. La parte gruesa es la que alberga la mayor parte de la electrónica, y los componentes, desde la pantalla hasta el refuerzo interno de metal, se han modificado con un fin: desplazar el centro de gravedad hacia ese lado. El resultado es que el dispositivo cae de manera natural en la mano nada más sujetarlo.

Sponsored

Pero decíamos que del peculiar laboratorio de lectura de Kindle habían salido dos datos. El segundo es que los lectores tienden a cambiar frecuentemente de mano al leer. Por esa razón, el Kindle Oasis gira automáticamente su pantalla si giramos el dispositivo para sujetarlo con la otra mano. Además, con el mismo gesto se reasignan sus botones físicos para pasar página o hacer scroll de manera que abajo sigue siendo abajo y arriba es arriba. Parece una tontería, pero se traduce en una experiencia de uso tan intuitiva que no requiere ninguna curva de aprendizaje, y es genial.

El botón de encendido y el puerto MicroUSB para carga.

La pantalla, por cierto, es un 60% más luminosa que la del Voyager, y su luminosidad es más uniforme gracias a la redistribución de sus LED y su nueva ubicación en el lateral. También sigue siendo táctil. Los únicos botones físicos son los de pasar página, y el de encendido. De todos modos, basta abrir tapa la funda para activar el dispositivo, lo que nos lleva a la siguiente novedad importante del Kindle Oasis...

Con o sin funda

El Kindle Oasis se vende junto con su propia funda. Es bonita y agradable al tacto, pero incorpora una funcionalidad importante: batería. Por sí solo, el dispositivo tiene una autonomía de semanas similar a la del Voyager. Si le conectamos su funda, esa autonomía se eleva hasta casi dos meses. Una batería carga a la otra, así que 10 minutos con la funda puesta equivalen aproximadamente a 30 minutos adicionales de lectura.

La funda se sujeta mediante un conector magnético de cinco contactos que no requiere ningún esfuerzo y se mantiene sólido. El accesorio está disponible en colores negro, nogal, y rojizo.

Advertisement

Con la funda puesta, el Kindle se convierte en un dispositivo igualmente pequeño, aunque quizá menos rompedor y más convencional que cuando lo sostenemos a pelo. La buena noticia es que no se trata de elegir tener menos batería que la que estamos acostumbrados en un eReader a cambio de menos peso. Sin la funda, la autonomía ya es estupenda. Con la funda esa cifra mejora aún más y nos permite incluso afrontar viajes largos sin llevar el cargador.

¿Te gusta todo lo que has visto hasta aquí? A mi también, pero hay un problema importante. El Kindle Oasis es sensiblemente más caro que los demás modelos con los que comparte escaparate. Cuesta 289 euros frente a los 79 del Kindle estándar, los 129 del Paperwhite, o los 189 del Voyage. Es un desembolso considerable. A cambio obtienes un dispositivo que, si no es el eReader perfecto, le falta muy poco. El Kindle Oasis se puede reservar desde hoy mismo, y sale a la venta el 27 de abril.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.