Imagen: AP

La élite de Corea del Norte comienza a estar harta de Kim Jong-un, hasta el punto de volverse en su contra —según cuenta un importante desertor.

Advertisement

Thae Yong-ho era el número 2 de la embajada norcoreana en Londres cuando decidió desertar a Seúl junto con su mujer y sus dos hijos universitarios. Desde diciembre es una cara habitual en los medios de comunicación de Corea del Sur, donde habla de su vida como diplomático y cuenta algunos secretos sobre el país más hermético del mundo.

“Cuando Kim Jong-un llegó al poder, tenía la esperanza de que tomara decisiones razonables y racionales para sacar a Corea del Norte de la pobreza, pero caí en la desesperación al verlo purgar a los funcionarios sin razones adecuadas”, dijo Thae durante una entrevista de televisión, refiriéndose a las ejecuciones de personas cercanas al poder, como el viceprimer ministro o la familia del tío de Jong-un, incluidos los niños.

De acuerdo con Thae, que habla inglés fluido con acento británico, cada vez son más frecuentes las discrepancias o las críticas hacia el líder supremo, algo impensable hasta hace poco. Asegura que más diplomáticos como él esperan en Europa para desertar a Corea del Sur y huir del régimen.

“El sistema norcoreano de hoy no tiene nada que ver con el verdadero comunismo, es un reinado del terror”, dijo Thae. “Tenemos que rociar la gasolina en Corea del Norte, y dejar que el pueblo norcoreano la incendie”.

Advertisement

Al ser cuestionado sobre si el hermano de Kim Jong-un, Kim Jong-chul, podría sustituir al líder en sus tareas, Thae respondió que Jong-chul “solo está interesado en Eric Clapton”. [vía Reuters]