Imagen: Sam Woolley

Consola nueva, la historia de siempre. ¿Por qué anuncian la Nintendo Switch a 300 dólares (~282€) y después la venden en España por 330 euros? Nintendo incluso ha dejado atrás la paridad euro-dólar que aplican Sony y Microsoft, y parece estar cobrándonos de más a los europeos.

No, no es una venganza por el fracaso de la Wii U en Europa. Hay varias razones por las que esto ocurre, y la primera son los impuestos. Como explican en FS Gamer, las videoconsolas están exentas de pagar aranceles de importación para entrar en Europa, pero no están exentas de cobrarnos el IVA (impuesto sobre el valor añadido). En el caso de España, ese impuesto es del 21% del valor de la consola. Y aunque se lo entreguemos al vendedor, el dinero no va a parar a Nintendo sino a Hacienda; es decir, al Estado.

Advertisement

En Estados Unidos existe un Sales Tax que es diferente al IVA. Es más reducido (cerca del 9% en Nueva York), y se reparte entre diferentes administraciones, por lo que varía según el estado y la ciudad. Esa es la razón por la que allí el precio de las cosas se promociona sin sumar impuestos. En Nueva York, por ejemplo, en lugar de 300 dólares pagaríamos 327 dólares en total.

Advertisement

Por lo tanto, por cada Switch que vende Nintendo...

  • En España -> recauda 330 euros: 261 por la consola, 69 de impuestos
  • En NYC -> recauda 327 dólares: 300 por la consola, 27 de impuestos

Luego está el tipo de cambio. Hoy en día el cambio de moneda no es ventajoso para los compradores europeos, porque el dólar está fuerte y el euro muy débil. Por eso vemos que Nintendo fija unos precios que dejan atrás el 1€ = $1 al que nos tenían acostumbrados la PS4 o la Xbox One. Pero además las multinacionales corren el riesgo de que la moneda fluctúe, y se ven obligadas a contratar seguros de cambio para la importación, que cuestan mucho dinero y repercuten en el precio de la consola.

Advertisement

Ya nos van saliendo las cuentas, pero la historia no acaba ahí. Están los gastos de distribución, que pueden ser más altos en algunos países europeos que en Estados Unidos, y otras diferencias entre el mercado europeo y el norteamericano que no llegamos a comprender. A fin de cuentas, la diferencia de precio no es capricho de Nintendo, que lo que quiere es vender consolas.