Si crees que habías visto todo en imágenes de cámaras super-lentas, echa un vistazo a este vídeo. Te dejará con la boca abierta. Se trata de un vídeo filmado a 1.000 fotogramas por segundo (fps) con una resolución 4096 x 2160. Es de lo que es capaz de captar la nueva cámara de Phantom Flex4K. Es decir, hasta el más mínimo detalle para mostrarlo a una velocidad increíblemente lenta.

Esta nueva cámara puede captar imágenes entre 23,98 fps y 1.000. Ideal para filmar eventos como el del vídeo: grandes explosiones, fuegos y, en general, cualquier evento que ocurra en cuestión de segundos.

Su sensor Super-35 CMOS permite 12 posiciones de rango dinámico y si en lugar de a 4K filmas a resolución 2K, podrás subir a 2.000 fps. Lo malo, el precio: desde 109.000 dólares con la versión más completa subiendo a los 164.900. Para trabajos profesionales, merecerá la pena. [vía AbelCine]

Lo próximo en cámaras super-lentas: vídeo 4K a 1.000 fps