Lo sabemos todo de la nueva XboxS

O casi. En Kotaku han tenido acceso a los documentos que se distribuyen entre los desarrolladores de juegos y que dan los detalles del conocido como "proyecto Durango", la nueva versión de la consola Xbox que Microsoft tiene previsto anunciar este año.

Microsoft, por supuesto, ni confirma ni desmiente que exista una nueva consola (su negocio es vender la actual, nadie quiere sufrir el temido efecto Osborne), pero las características y decisiones de la versión actual de Durango serán muy parecidas a las de la máquina definitiva aunque algunas especificaciones y fechas pueden cambiar.

Y bien, ¿qué podemos esperar? La primera característica es fácil de intuir. Kinect va a tener un papel central en la nueva máquina. No será un accesorio como en la versión actual, sino un componente más en la consola, y habrá que calibrarlo nada más encender la máquina por primera vez. A todos los desarrolladores se les ha pedido que desarrollen sus juegos pensando que la cámara de Kinect estará presente durante toda al experiencia de juego.

El nuevo Kinect será más preciso (el doble de resolución tanto en su cámara de profundidad como de color) y podrá reconocer hasta seis cuerpos diferentes en la habitación. Una buena noticia: necesita menos espacio para funcionar. Podrá detectar el cuerpo a medio metro de distancia.

Lo mismo puede decirse del disco duro. Vendrá instalado de serie en todas las consolas y tendrá 500 GB de capacidad. Los juegos tendrán que instalarse obligatoriamente en el disco duro pero la instalación se realizará en segundo plano, mientras se juega la primera partida. 

Será la primera consola de salón multitarea, capaz de ejecutar dos juegos o una app y un juego de forma simultánea, como ocurre hoy en día en tabletas y teléfonos. Esto hará que sea posible, por ejemplo, pausar un juego y moverse a una aplicación de red social antes de retomar la acción, o jugar a otro título mientras esperamos que nuestro personaje reviva en un juego multijugador.

La consola tendrá también un mando clásico que se ha descrito como una evolución del controlador actual pero no estará solo. Microsoft tendrá una app disponible para instalar en teléfonos y tabletas y usar como controladores o pantallas secundarias durante la partida.

¿Y las especificaciones? Según Kotaku las definitivas se acercarán bastante a estas: 

Lo sabemos todo de la nueva Xbox

8GB de memoria RAM y discos ópticos de 50 GB para los juegos. La consola podrá mostrar imágenes en 3D con resolución 1080p si los desarrolladores quieren hacerlo y la pantalla a la que está conectada es compatible. WiFi y Ethernet estarán, por supuesto, integrados. [Kotaku]