Microsoft sabe hacer muchas cosas bien y una especialmente bien: transformar algo muy simple en algo mucho más complejo. La simplicidad detrás de la unificación de todo Windows 10 acaba de irse al traste después de conocer que el nuevo sistema no tendrá una, sino 7 versiones diferentes. Sí, has leído bien. 7.

Son: Windows 10 Home, Windows 10 Pro, Windows 10 Enterprise, Windows 10 Education, Windows 10 Mobile, Windows 10 Mobile Enterprise y Windows 10 IoT (Internet of Things) Core. Sólo escribirlos ya me ha resultado confuso. Y ese es parte del problema, la habilidad de Microsoft para convertir en un ovillo lo que debería ser un simple hilo de lana empieza a adquirir connotaciones legendarias.

Advertisement

Lo peor es que por primera vez en mucho tiempo, esa complejidad, esa distancia del usuario que tantas veces le han arrojado cual guante al rostro a Microsoft (y muchas veces de manera injusta) comenzaba a tener visos de disiparse. En muchos sentidos, Windows 10 es el ejercicio de simplicidad más radical que la compañía había hecho en años: un mismo sistema operativo para todos los dispositivos y una misma colección de aplicaciones para toda los dispositivos. Windows 10 era un elegante hilo de lana. Hasta el nombre es bonito: Universal Apps. ¿Por qué hacerlo innecesariamente complejo?

Advertisement

Son decisiones y categorías, después de todo, que nadie ha conseguido entender por completo en dos décadas, no esperaría que eso comenzase a ocurrir por arte de magia.

Hasta lo gratuito es complejo

El drama no termina aquí. Una de las características más golosas de Windows 10 es que todo aquel que posea una copia de Windows 7, Windows 8 o Windows 8.1 podría actualizar de manera gratuita al nuevo sistema. De nuevo: no tan rápido. Eso sólo se aplicará para tres de esas versiones, y todavía con matices.

Advertisement

En el caso de la versión Home, Windows 10 será gratuito si efectivamente posees una de esas copias. En el caso de la versión Pro, que es en esencia la versión Home pero con algunas funciones más avanzadas, Windows 10 también será gratuito pero sólo durante el primer año. Después habrá que pagar. Windows IoT, pensado para dispositivos como la Raspberry Pi, será 100% gratuito.

Advertisement

Y, por último, como ya adelantamos, los usuarios que posean una copia también podrán actualizar de manera gratuita a Windows 10 pero, y es un gran pero, eso no volverá a su copia legal. Dicho de otro modo: no pueden utilizarse versiones piratas de Windows 10 para hacer un lavado de claves piratas.

De cara al usuario eso es complejo y confuso, y lo más probable es que sin darse muy bien cuenta cómo acabe actualizando a Windows 10 de manera gratuita con una copia pirata, obteniendo las mismas funcionalidades (aunque no el soporte oficial) y perpetuando el mismo error que Microsoft pretende eliminar. Absurdo.

OS X tiene una sola versión, Android tiene una sola versión, iOS tiene una sola versión. Windows 10 debería tener, como mucho y siendo generosos, dos, una para el hogar y otra la empresa. Todo lo que haya entre medias, aunque no dudo que tendrá su justificación a nivel estratégico, es un error ridículo.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)